Las comisiones clave, al Gobierno

El bloque oficialista de la Asamblea se aseguró el control de Fiscalización, Justicia y Régimen Económico. El correísmo perdió todo espacio de poder.

17 may 2019 / 10:00

Tardaron todo el día en ponerse de acuerdo. El reparto de las comisiones hizo tambalear la nueva mayoría legislativa y obligó a postergar dos veces la sesión plenaria convocada para las cuatro de la tarde del jueves 16 de mayo de 2019.

Tras una interminable reunión a puerta cerrada, los representantes de Alianza PAIS, CREO, el BIN (ID, PSP y Pachakutik) y los independientes del BADI lograron consensuar el nuevo mapa. Finalmente, a las ocho de la noche, el Pleno se instaló y, con 91 votos a favor, entregó ocho de las trece comisiones al oficialismo, tres a CREO y las dos restantes al BIN y el BADI.

Terminada la sesión se reunieron algunas comisiones. Fue ahí donde ocurrió la sorpresa de la noche: Vicente Taiano, del PSC, le arrebató la presidencia de la Comisión de Derechos de los Trabajadores a la oficialista María José Carrión.

Fiscalización fue la manzana de la discordia. Eliseo Azuero (BADI) venía tres días asegurando, a quien quisiera creerle, que él presidiría esa Comisión. Tal era el precio de su apoyo a la candidatura de César Litardo a la Presidencia. Sin embargo, en el oficialismo no todos estaban de acuerdo: Ana Belén Marín, una de las cartas de Alianza PAIS en el Consejo de Administración Legislativa (CAL), opinaba que no se podía dejar en manos de la oposición un espacio “tan importante para la gobernabilidad”.

Así dijo. Su tesis se impuso. El partido de gobierno se aseguró el control de esa Comisión adjudicándose la presidencia y cinco puestos más, convirtiéndola en un espacio políticamente anodino que seguramente dará pocos problemas.

Fueron las negociaciones por esta Comisión la principal causa del retraso de la sesión del jueves. Convocada inicialmente para las cuatro de la tarde, se postergó en principio para las cinco y media. Poco a poco fueron llegando los legisladores que no habían sido invitados al reparto (correístas, socialcristianos, SUMA, Fabricio Villamar...) y se sentaron a esperar nerviosamente el desenlace.

Una nueva postergación se anunció para las siete y media. Cuando se cumplió esa hora, los correístas pasaron al frente todos juntos y se sacaron una muy apropiada foto de familia al pie del esperpéntico mural de Guayasamín. Quince minutos más tarde, Eliseo Azuero entraba en la sala de sesiones con el rostro contraído y los músculos tensos. Era la señal de que todo había terminado.

De inmediato llegó el presidente, César Litardo. Caminó hasta su escritorio, se dio dos vueltas, hizo una seña, volvió a salir por la puerta principal. A la carrera le siguieron los de CREO. Quince minutos más tardaron estas nuevas conversaciones. A las ocho de la noche en punto, se instaló la sesión con 130 asambleístas presentes. Luego se irían los de SUMA, ostensiblemente, por la puerta principal.

Además de Fiscalización, el oficialismo se alzó con tres comisiones que serán claves para apuntalar las políticas de gobierno que se vienen: Justicia, Régimen Económico y Desarrollo Económico. Serán presididas por Ximena Peña, Daniel Mendoza y Esteban Albornoz, respectivamente. La pérdida de la Comisión de Derechos de los Trabajadores, otra de las comisiones estratégicas para el gobierno, no estaba en el libreto.

En cuanto al correísmo, que controlaba cuatro de las más importantes, perdió todos sus espacios de poder. Los miembros de esta bancada están más o menos uniformemente repartidos, de manera que sean minoría en todos lados. Y algunos de sus cuadros principales (Pabel Muñoz, Juan Lloret, Marcela Aguiñaga...) terminaron confinados en las comisiones de menor peso político: Derechos Colectivos y Participación Ciudadana. Es decir: el correísmo recibió de la nueva mayoría el mismo trato que propició durante doce años. No tienen sus integrantes, pues, derecho a quejarse. Salvo que quejarse está en su naturaleza, así que no paran de acusar al resto, ellos, de guardar una actitud poco democrática por excluirlos. Mala memoria tienen.

El pastel de los aliados

CREO se aseguró la presidencia de tres comisiones legislativas: Educación para Jannine Cruz; Relaciones Internacionales y Seguridad para Fernando Flores; Descentralización y Gobiernos Autónomos para Héctor Yépez. Raúl Tello, del BIN, encabeza la Comisión de Participación Ciudadana; y Jaime Olivo, de Pachakutik, la de Derechos Colectivos.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA