Carrasco presenta su nombre a La Unidad

Llegada la fecha límite para presentar candidatos, Cynthia Viteri cuenta con un rival en la coalición, confirma EXPRESO

31 ago 2016 / 00:00

Giro de última hora. El prefecto azuayo Paúl Carrasco anunciará hoy, en el límite de la fecha autoimpuesta, su precandidatura a Mesa de La Unidad, según pudo confirmar EXPRESO a través del documento remitido a la coalición, anoche.

En el comunicado, firmado por César Rodríguez, secretario general de Podemos, uno de los cuatro partidos que conforman La Unidad (pues a estas alturas y tras ausencias notorias ya nadie cuenta a SUMA, de Mauricio Rodas, como un miembro activo), rememora el proceso de conformación del colectivo opositor y atribuye al escenario político nacional las condiciones de debate “dictadura o un cambio a la democracia”, los motivos para nominar a Carrasco.

El prefecto azuayo, cuyo partido no logró constituirse legalmente ante el Consejo Nacional Electoral, es sin embargo, un ficha clave en las disputas territoriales con las que La Unidad presume de condiciones para captar gran parte de la nueva Asamblea. Y desde la reunión de Tababela, el pasado 11 de julio, cuando reglamentaron las precandidaturas presidenciales para salvar a la naciente agrupación de la crisis a la que quedó sometida tras la nominación socialcristiana de Cynthia Viteri, pretende fortalecer su carrera por Carondelet.

La directiva general de Podemos, que se atribuye la condición de partidaria por la “Democracia radical”, en un guiño al que resulta el más complicado de sus peticiones, unas primarias abiertas para definir candidaturas en La Unidad, sostuvo ayer una reunión de alto nivel para definir la ruta electoral en la que la nominación de Carrasco no estaba en duda: el dilema era, en realidad, si hacerla dentro o fuera de la coalición. Zanjado ese debate, Podemos deberá hacer frente a uno nuevo y previsible: ¿Cómo lograr la venia del resto de la mesa? Después de todo, la candidatura de Viteri, con arranque de aprobación de un dígito ha terminado por pasar a la frontera del doble dígito (entre 11 y 17 %, según la encuesta). Y el Partido Social Cristiano se refiere a ella como “inamovible”.

La Mesa de La Unidad, cuyos líderes estaban convocados para una reunión en Guayaquil, anoche, donde debían de darse las primeras negociaciones en torno a las listas de asambleístas y la presentación del nombre de Carrasco, deberá sumar ahora un elemento de discusión vital: el método de elección. Con un reglamento que aprueba tres vías (consenso, primarias o encuestas) y dos precandidatos en la mesa, la definición se vuelve de prioridad alta.

La nominación de Carrasco, enfrascado desde hace un mes en propagandas digitales con eslogan incluído, no se descartaba. Pero tampoco estaba en planes concretos.

Fuentes socialcristianas adjudicaban al líder de Podemos una negativa interna de presentar su nombre. Y en Avanza, cuyos líderes pretendían volcarse a la búsqueda de espacios en Quito y Guayaquil, bajo la premisa de haber cedido en la lucha por Carondelet, se estima que Carrasco “quiere surfear sobre la ola de la popularidad”, en referencia a que sus posibilidades de resultar electo son mínimas, pero que ha decidido trabajar por su imagen.

Podemos descarta esa lectura. “Esto va en serio”, dice el secretario Rodríguez. Desde hoy, Viteri no está sola.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA