Las dudas, tras el ‘sí’ al matrimonio igualitario

Se esperan reformas en la Asamblea. Críticas al carácter reformista del voto de la Corte.

13 jun 2019 / 20:43

La Corte Constitucional reconoció el miércoles el derecho al matrimonio igualitario en el Ecuador. Sin embargo, la sentencia deja abierta una duda sobre la necesidad de una reforma legislativa para una aplicación posterior.

El máximo interpretador de la Constitución decidió que la Opinión Consultiva 24/17 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que permite a dos personas del mismo sexo contraer nupcias sin necesidad de una reforma constitucional, sí era vinculante para el país. Y que los artículos 52 de la Ley Orgánica de Gestión de Identidad y Datos Civiles y el 81 del Código Civil eran inconstitucionales. Por ello ordenó a la Asamblea Nacional la reconfiguración de la institución del matrimonio para que se dé un trato igualitario. Que ya no sea la unión entre hombre y mujer, sino de dos personas. Así debe leerse a partir de ahora la ley.

Esta resolución fue tomada tras analizar dos consultas de norma sobre el matrimonio civil igualitario. La primera corresponde a la pareja de Efraín Soria y Javier Benalcázar, a quienes les fue negada la posibilidad de casarse en el Registro Civil. Ellos interpusieron una acción de protección y la Corte Provincial de Pichincha elevó a consulta la aplicación de la Opinión Consultiva 24/17, cuyo fallo fue favorable.

Ya en la sentencia, la Corte Constitucional dispuso que aquel tribunal consultante interprete el sistema normativo a la luz de la sentencia y ordene que el Registro Civil registre el matrimonio de los accionantes (Efraín y Javier). Pero detalló: “Tampoco son necesarias reformas previas, para el caso concreto, a los artículos del Código Civil y de la Ley Orgánica de Gestión de Identidad...”. Esa mención a que aplica al caso concreto, ha generado dudas sobre si el pronunciamiento de la Corte tendrá aplicación directa sin necesidad de reforma legislativa.

El exjuez del Tribunal Constitucional, Mauro Terán, y Gabriel Hidalgo, profesor de la Universidad San Francisco de Quito coinciden en que la Corte Constitucional ha actuado con este caso como reformista de la propia Constitución. Y eso tiene aplicación directa. Terán cuestiona duramente las fomas: “Están actuando dictatorialmente, con carácter reformatorio”. Hidalgo interpreta que ahora falta una reforma legislativa para crear normas de procedimiento que permitan la aplicación del criterio de la Corte.

Christian Paula, presidente de la Fundación Pakta, patrocinadora de estos casos, dijo sobre la reconfiguración de los artículos 81 y 52, “estaremos pendientes de que la Asamblea Nacional cumpla con lo que la Corte Constitucional ya ha establecido”. Aunque -aseguró- el Legislativo lleva dos años sin cumplir sus obligaciones de reforma en función de las sentencias del máximo órgano judicial del país: el caso de Bruno Paolo, sobre identidad de género, y el de Satya, acerca de la doble maternidad o paternidad, para que los padres del mismo sexo puedan registrar a sus hijos con sus apellidos.

Paula advirtió: “Esperemos que no nos hagan otra vez acudir a la justicia para exigir derecho sobre las obligaciones que los otros poderes del Estado tienen que hacerlo”.

Defendió de que Ecuador marcó un hito en la historia sin saltarse las normas constitucionales, sino interpretarlas de manera integral. Lo que daría paso a que otras parejas LGBTI ya puedan casarse con esta resolución. Sin ocultar su alegría, Efraín Soria exclamó: “Las familias no se destruyen; van a estar más fortalecidas”.

Posturas contrarias

“Todos somos iguales”

Sybel Martínez, vicepresidenta del Consejo de Protección de Derechos de Quito, expresó que “la clave del cambio es educarnos, entender que somos diversos y que la equidad y la igualdad tienen que manejarse en todo el país”. “Todos como sociedad somos iguales”.

“No va con la fe católica”

El presidente de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana, monseñor Eugenio Arellano, dijo que los niños son “olvidados” al momento de tomar una decisión como esta. “El matrimonio igualitario no va con la fe católica”. No negó que se organizarán protestas.

La sentencia

Prohibición de discriminación

“La diferencia de trato que hace la Constitución en el artículo 67 y las leyes secundarias, en relación con la distinción entre la orientación sexual de parejas para acceder al matrimonio, se basa en una categoría protegida y la distinción es sospechosa de ser discriminatoria”.

La intimidad familiar

“La decisión de formar una familia corresponde a la libertad propia de la vida privada de las personas. De igual modo, el escoger el medio para formar una familia, que puede ser el matrimonio, debería ser una decisión libre y voluntaria de las personas y no del Estado”.

Matrimonio y unión de hecho

“Cualquier persona puede escoger para formar una familia, la unión de hecho. Sin embargo, no se deriva una obligación para las parejas del mismo sexo de utilizar esta figura legal... ni tampoco podría ser considerada como la única opción”.

El criterio de los votos salvados

“Mi disidencia tiene que ver con el uso y abuso de la interpretación constitucional, llevada al extremo de hacer desaparecer la oposición de la Ley Suprema al denominado “matrimonio igualitario”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA