Las ataduras contractuales del dragado que está en el limbo

El nuevo prefecto de Guayas no continuará la obra de El Palmar, pero el anterior ya anticipó $ 15 millones. El contrato principal, de $ 58 millones, omitió garantías.

24 may 2019 / 00:01

Una eventual terminación unilateral del contrato del dragado en el sector del islote El Palmar, que divide posturas entre la nueva y la anterior administración del Gobierno Provincial del Guayas, traería consecuencias legales sobre esa y otras dos contrataciones vigentes vinculadas a la obra.

Al compromiso contractual que la Prefectura suscribió en marzo de 2018 con el Servicio de Dragas de la Armada (Serdra), por 58’814.502 dólares, se suman uno para el asesoramiento del dragado (por $ 1’307.077,24) y otro para la fiscalización (por $ 2’815.566).

Los dos últimos, contraídos con Galo Humberto Garzón López y con el Consorcio Fiscalización del Dragado, se firmaron en julio y agosto del año pasado, respectivamente.

Por las tres contrataciones, el Gobierno Provincial durante la gestión de Jimmy Jairala desembolsó $ 15’189.674 en total por concepto de anticipos.

De darse el rompimiento contractual, como lo ha anunciado el actual prefecto, Carlos Luis Morales, ¿cuál sería la reacción de las contratistas frente a esa decisión y cómo recuperaría la entidad contratante los recursos entregados? Son parte de las inquietudes de las cuales EXPRESO intentó, sin éxito, obtener respuesta por parte de los actores del caso (ver recuadros).

A diferencia de los compromisos para asesoramiento y fiscalización, el suscrito entre la Prefectura y Serdra tiene como particularidad que exime al contratista de rendir garantías de algún tipo, como las de buen uso del anticipo y de fiel cumplimiento del contrato.

Las partes acordaron omitir esa exigencia un día antes de la firma del contrato (formalizado el 18 de abril de 2018) de acuerdo con documentos del proceso de contratación subidos en el portal de Compras Públicas.

El 17 de abril, las autoridades del Gobierno Provincial consideraron procedente acoger una petición remitida ese mismo día por parte del capitán Carlos Ruales, director del Serdra, “respecto a dejar sin efecto la condición de presentar una garantía por buen uso de anticipo y por fiel cumplimiento de contrato”.

Esto, pese a que un mes antes, el 14 de marzo, el representante del Servicio de Dragas había puesto su firma en el acta de audiencia de preguntas, respuestas y aclaraciones, aceptando cumplir con esas garantías antes de la suscripción del contrato.

Al retractarse, Ruales explicó que el motivo era “por haberse producido la negativa de las compañías de seguros”, según se reseña en los antecedentes del contrato.

Las autoridades de la Prefectura estimaron que esta última era una causa no imputable al oferente. Lo justificaron también “por ser un acuerdo de las partes que no es legalmente exigible, según lo determina el segundo inciso del artículo 73 de la LOSNCP (Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública)”.

El apartado invocado determina que no se exigirán las garantías establecidas en esa ley para los contratos que celebre el Estado con entidades del sector público o con empresas cuyo capital suscrito pertenezca, por lo menos en un 50 %, a entidades de derecho público o sus subsidiarias.

El proyecto

Su ejecución, bajo escrutinio

La actual administración de la Prefectura esperaba disponer, al término de la presente semana, de un informe detallado del estado en que se encuentra la ejecución del contrato del dragado. Solo a partir de allí, el prefecto Morales podrá informar sobre lo que pasará en la relación contractual con el Servicio de Dragas, indicó Sonia Yánez, del equipo de comunicación de la entidad.

Nicanor Moscoso, quien firmó el contrato como uno de los delegados del exprefecto Jimmy Jairala, dijo a EXPRESO que no hará ningún pronunciamiento hasta que haya formalmente una decisión de parte de la actual autoridad.

No hubo respuesta

Estas son algunas de las preguntas que este Diario quería formular a Carlos Luis Morales, prefecto del Guayas, para la presente nota:

-Pregunta 1: ¿Cómo recuperará la Prefectura los recursos cancelados como anticipo en los contratos, en caso de que decida darlos por terminados?

-Pregunta 2: ¿Es posible llegar a un acuerdo con la Armada, que ha dicho estar dispuesta a dialogar?

-Pregunta 3: ¿Cómo procederá en caso de que halle presuntas irregularidades en la ejecución del contrato?

No hubo respuesta

EXPRESO insistió con el capitán Carlos Ruales, director del Servicio de Dragas de la Armada, para plantearle inquietudes como estas:

-Pregunta 1: ¿Hasta el momento cuál es el avance físico de la obra?

-Pregunta 2: ¿Por qué no han traído al país los equipos de dragado, como Serdra ofreció?

-Pregunta 3: ¿Qué harán en caso de que la Prefectura notifique sobre la terminación unilateral del contrato?

-Pregunta 4: ¿Qué destino han dado a los $ 13,8 millones del anticipo?

No hubo respuesta

Este Diario trató infructuosamente de comunicarse con el exprefecto Jimmy Jairala. Algunas de las preguntas que se preveía plantearle son:

-Pregunta 1: ¿Qué responde al anuncio de las nuevas autoridades sobre un eventual rompimiento del contrato?

-Pregunta 2: ¿Qué gestiones hizo ante el atraso en los trabajos y en la llegada de los equipos de dragado?

-Pregunta 3: Si el contrato no fija el cobro de garantías, ¿cómo preveía recuperar el anticipo en caso de una terminación contractual?

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA