Docentes a precio de promoción

Los maestros extranjeros del programa ‘It’s time to teach’ no ganaban ni el sueldo básico. El contrato establecía $ 1.000 por profesor pero recibían $ 313.

17 ene 2018 / 00:00

En Ecuador, sobrevivir con el sueldo básico puede parecer una odisea. Sin embargo, 312 profesores extranjeros, que llegaron al país para enseñar inglés en el programa ‘It’s time to teach’, del Ministerio de Educación, debían conformarse con menos.

Los jóvenes, que arribaron a fines de 2016 para suplir un déficit de docentes de este idioma en los colegios públicos, percibían un sueldo de $ 313, $ 130, de los cuales estaban destinados a sus familias de acogida por el costo de vivienda y alimentación.

El programa, como publicó EXPRESO, cerró de manera abrupta a inicios de 2018 sin dar mayores detalles. Los docentes no recibieron confirmación oficial y fue solo tras sus insistentes pedidos que la institución estatal confirmó el cese del convenio con la fundación Edificar, entidad encargada de contratar y supervisar a los maestros.

Los motivos no están claros. El ministerio indicó a este Diario que el convenio “estaba siendo auditado” y que no había resultados claros. A los docentes se les señaló que la fundación, que consta como creada seis meses antes de la firma del convenio (y que está a nombre de Ricardo Cisneros), no había justificado el desembolso de gastos debidamente y que se detendrían los pagos para “precautelar los fondos públicos”.

El convenio entre el ministerio y Edificar, firmado en agosto de 2016, preveía el pago total de $ 37,9 millones por el eventual arribo de 2.900 maestros. No se ha establecido cuánto fue el monto entregado hasta el cierre del programa, pero el propio ministerio aseveró que en octubre solicitó un examen del convenio a la Contraloría General del Estado.

Esto porque los gastos estipulados para el manejo de docentes no se cumplió. El convenio estipulaba una inversión de $ 12 mil al año por docente (1.000 mensuales), pero de este monto, más de la mitad estaba destinado a gastos administrativos, entre ellos el pago de las visas de trabajo, documento que un alto porcentaje de docentes no recibió.

¿Se puede hablar de explotación laboral? El abogado Julio Arévalo, experto en derecho laboral, considera que sí. “El convenio entre la fundación y el Estado es legal, pero es inusual que los docentes no hayan percibido ni el sueldo básico”.

Pero hay otra explicación para tan bajos ingresos. Así lo señaló la jurista Carla Estuardo. “Son profesores voluntarios. Bajo esa modalidad, los jóvenes aceptaron que o no se les pague o se les dé ‘para las colas’”, afirmó.

Respuesta

Problemas sí se reportaron

Tras la publicación del artículo de este Diario, el Ministerio de Educación subió un comunicado a su página web en el que confirmaban el cierre del programa de inglés. Con respecto a las irregularidades señaladas, la entidad indicó que en octubre solicitó a la Contraloría General del Estado que examine el origen, la firma, gestión y ejecución del convenio con Edificar, “pedido que fue reiterado el 20 de diciembre del 2017 y el 12 de enero del 2018 al ente de control”, aseveraron.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA