Cruzar la frontera como sea

Migrantes venezolanos, la mayoría con destino a Chile, buscan caminos ilegales al no poder cruzar a Perú. La Defensoría del Pueblo de Ecuador activa un plan.

El Oro /
15 jun 2019 / 21:29

El éxodo migratorio de venezolanos continuaba este sábado 15 de junio en el Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf), de Huaquillas, provincia de El Oro, frontera con Perú. Pese que a las 00:00 se cumplió el plazo para que los extranjeros puedan ingresar a ese territorio con visa humanitaria.

Todos estaban siendo atendidos, los que llegaron antes de las 00:00. Pero aquellos como Marcos Espín, de 31 años, que llegó a las 06:00 de ayer, no lo pudieron atender, pues no contaba con ningún papel, tan solo con su cédula de ciudadanía.

Él regresó a la cabecera cantonal del cantón Huaquillas, donde ingresó por el antiguo Puente Internacional, allí cogió una mototaxi que lo llevó a Zarumilla, en Perú, donde pretendía viajar a Lima. Así como él, decenas de sus compatriotas, quienes no pertenecen a grupos vulnerables, están utilizando ese método para llegar a Perú o Chile.

La policía del país sureño incrementó a 65 sus efectivos en dicho recinto, así lo reportó el coronel Maxfredid Pérez. Informó que los operativos se incrementarán en las zonas de paso libre de la frontera, como en el puente internacional, donde se ha alertado el pase de migrantes ilegales, pues advierte que quienes sean detectados serán retirados del territorio nacional. Ayer esa ruta la estaban utilizando quienes no tenían documentos.

Desde las 00:00, las medidas fueron más drásticas y solo los grupos humanos considerados como vulnerables estaban ingresando al país vecino.

Los venezolanos ya saben que sin visa no pueden ingresar, así que no avanzan hasta el Cebaf, se quedan en el casco comercial de Huaquillas. El 80 % de ellos quiere llegar a Chile, donde asegura hay más oportunidades.

La situación es muy distinta para los grupos considerados vulnerables, ellos podrán ingresar con su cédula. Dentro de ese grupo está doña Martha Espinoza, quien presenta su certificado de estar recién operada de cáncer al útero, viaja junto a sus dos hijos, de 5 y 8 años, por lo que estaba esperando ser atendida. Ella contó lo costoso que es acceder a tener un pasaporte en su país. Deberían tener al menos 200 dólares para obtenerla y eso les significaría hasta 4 años de trabajo.

Ayer, el flujo de venezolanos se había reducido. Unos 2 mil ciudadanos esperaban ingresar, la mayoría con pasaportes y con visa.

La masiva presencia de extranjeros motivó que la Superintendencia de Migraciones de Perú aperture más ventanillas de atención, y es que de acuerdo a lo informado por la titular de dicha entidad, Roxana del Águila Tuesta, se habilitaron módulos móviles ampliando a 30 los puntos de control migratorio. Los menores de edad que ingresen para reunirse con sus padres solo necesitarán su partida de nacimiento.

Ecuador también está tomando medidas a raíz de esta decisión peruana, por lo menos a nivel de la Defensoría del Pueblo, ente que activó un plan de contingencia migratorio. En un comunicado, apuntó que se mantiene vigilante en las fronteras colombiana y peruana por el aumento del flujo migratorio ante la decisión de Perú. Exhortó a las autoridades nacionales a coordinar acciones urgentes “que eviten una crisis humanitaria que afecte a los habitantes del Ecuador”. Y señaló que la medida adoptada por Perú ha provocado un “represamiento de ciudadanos venezolanos en la frontera norte ecuatoriana”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA