La Judicatura tambalea a los tres meses de ser nombrada

Hay un cruce de declaraciones entre dos vocales y el director del organismo. Se investiga por posible corrupción a varios funcionarios del Consejo transitorio.

Quito /
12 sep 2018 / 00:00

Se percibe una atmósfera enrarecida. A poco menos de tres meses de posesionados, en el Consejo de la Judicatura (CJ) transitorio ya se investigan posibles actos de corrupción y hay discrepancias que, en algunos casos, parecen insalvables, al punto de que se piden renuncias.

Los vocales del CJ Angélica Porras y Juan Pablo Albán dieron ayer una rueda de prensa para poner en perspectiva la tensa situación que se vive dentro del organismo. Lo hicieron desde el vestíbulo de sus oficinas y no en el auditorio en el que normalmente se desarrollan estos actos de la Judicatura, “porque las declaraciones no son a nombre del Consejo”, aclararon los funcionarios.

El punto central fue dar respuesta a lo expuesto por el director general del Consejo de la Judicatura, Juan Vizueta, que la semana pasada exigió a Porras que presente pruebas de que habría tenido injerencia en un caso judicial en Guayaquil, ya ejerciendo como director, o que renuncie, junto a él, para defenderse en otras instancias.

Albán ayer anunció que, luego de semanas de insistencia, el pleno del CJ decidió finalmente investigar a Vizueta y otros funcionarios que están en el ejercicio de sus cargos y que fueron nombrados por el ente transitorio.

Una de las primeras acciones fue escuchar a los denunciantes, los padres de una persona que falleció en un accidente de tránsito. Eso incluso provocó que uno de los vocales del Consejo (no se reveló el nombre) abandone la sesión en señal de desacuerdo con el inicio de la investigación.

“Toda denuncia de corrupción contra cualquier persona que esté vinculada a esta institución y a la Función Judicial en general tiene que ser investigada. Eso que nosotros exigimos, sin importar quién apadrinó a tal persona para que entre o permanezca en el Consejo, ha motivado una reacción adversa”, manifestó Albán.

Porras, por su parte, reconoció que la postura “diferente” que comparte con Albán respecto a la forma de administrar la justicia les ha puesto en una orilla contraria con relación a los otros tres vocales del CJ. Sin embargo, dijo que eso no ha impedido que lleguen a tener acuerdos importantes.

Esta suerte de disidencia se vería aún en más desventaja numérica desde el 21 de septiembre cuando Albán abandone el Consejo de la Judicatura y retome sus estudios de doctorado en Estados Unidos. “Eso no cambiará mi posición, que la seguiré teniendo porque eso responde a mi manera de entender la justicia y el derecho”, manifestó Porras.

EXPRESO buscó la versión de Vizueta, pero en la Judicatura se informó que el funcionario no daría declaraciones acerca de la investigación que se le aplica.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA