Dos de los vinculados al caso Alvarado están fuera del país

La Policía busca a cuatro sospechosos para los que la jueza dispuso orden de prisión. La Fiscalía investiga irregularidades en los contratos de la Secom.

Quito /
02 nov 2018 / 00:01

Al menos dos de los siete sospechosos de supuesto peculado en el caso que involucra al exsecretario de Comunicación del correísmo, Fernando Alvarado, estarían fuera del país.

La Policía rastreaba ayer el paradero de otros dos vinculados. Ellos y otros tres procesados recibieron el miércoles una orden de prisión dictada por la jueza de la Corte Nacional Sylvia Sánchez.

De los siete, el miércoles por la tarde, fueron detenidos Marco Antonio Bravo, su hermano Carlos y el exfuncionario de la Secom Javier Lemos y llevados a la zona de aseguramiento de la Unidad de Flagrancia.

La madrugada de ayer fueron trasladados al Centro de Detención Provisional (CDP) de El Inca, norte de Quito. Lo confirmó Marco Freire, exfiscal de Pichincha y defensor de Marco Bravo.

La tarde del miércoles, la jueza Sánchez aceptó la vinculación de ocho sospechosos y dictó la prisión para siete de ellos.

Además de los hermanos Bravo y de Lemos tienen prisión preventiva Galo Pacheco, Juan Montenegro, Vanessa Salgado y Elsa Vivanco.

Pablo Yánez, el octavo sospechoso tiene la obligación de presentarse todos los días ante la Corte. Además no podrá salir del país. Yánez fue acogido en el Programa de Protección a Víctimas de la Fiscalía.

Hace tres semanas su defensora Lorena Grillo se acercó a la Fiscalía para informar que su cliente quiere aportar con información sobre las disposiciones que habría recibido de Fernando Alvarado para ejecutar las contrataciones en la Secom. A cambio solicitó protección.

La Fiscalía investiga presuntas irregularidades en contratos de la Secom con las firmas Satre y Gota Azul.

El abogado de Marco Bravo, exsubsecretario de Medios del correísmo cuestionó la ‘agilidad’ con la que se detuvo a los tres sospechosos. Dijo que eran vigilados desde hace ocho días.

Defendió su inocencia y anunció que el lunes temprano apelará de la prisión para que una sala de la Corte revoque la medida. Freire insistió en que la fuga de Alvarado ocurrida hace 15 días complicó a los otros procesados.

Y si la Policía había preparado el operativo de detención los hermanos Bravo también tenían lista su entrega. Marco Bravo, por ejemplo, en un vídeo colgado en su red social Twitter se mostró con su hija pequeña y declarándose perseguido político.

Situación que fue cuestionada por distintos usuarios de la misma red social. Su hermano Carlos invitaba a la Policía a capturarlo en su oficina ubicada en el norte de Quito. La instrucción inició el pasado 9 de agosto.

Suministro para las sabatinas

El martes los hermanos Bravo aclararon que no tenían nada que ver con las supuestas irregularidades que se habrían cometido en la Secom.

Carlos Bravo señaló que su empresa Gota Azul, era una de las tantas que habían sido contratadas en el correísmo.

La tarea de la empresa Gota Azul era servicios de producción y posproducción de documentales, cadenas y reportajes, confirmó su gerente Carlos Bravo.

Esos insumos fueron utilizados durante las cadenas a cargo del expresidente Rafael Correa para señalar, cuestionar, criticar o insultar a sus opositores.

Era tal la urgencia en la elaboración de ese material que a Bravo se le habilitó una oficina en el edificio de los Medios Públicos.

Bravo dijo a EXPRESO que fue por pedido de las autoridades pero que trabajó con sus equipos y personal. MCV

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA