La licencia de la canciller fortalece el pedido de juicio

El juicio político continuará si Espinosa llega a la Secretaría General de la ONU, dicen sus promotores. La Cancillería gastó $ 228.974 en viáticos, en tres meses.

Quito /
22 may 2018 / 00:00

La licencia anunciada por la canciller, María Fernanda Espinosa, no disminuye la incomodidad que su gestión genera en la Asamblea. Es más, la incrementa. Los bloques parlamentarios que solicitan un juicio político advierten que ahora hay más motivos para un proceso en contra de la exministra de Rafael Correa.

Según cuentan, que la canciller pida licencia para hacer campaña para la Secretaría General de las Naciones Unidas muestra que su prioridad es ese puesto y no su gestión como ministra. Además, con o sin licencia, dicen sus críticos, su trabajo ha sido “nefasto”.

Espinosa anunció ayer, en un noticiero compartido por un medio incautado y un canal público, que solicitará licencia hasta el 6 de junio. El resultado de Naciones Unidas se conocerá el martes 5 de junio.

Roberto Gómez Alcívar es asambleísta de CREO, el movimiento que promueve el juicio político. Para él, el proceso no depende de dónde esté la ministra sino de la cantidad de irregularidades que ha cosechado. “Hay que removerla del cargo porque no está a la altura”, señaló a EXPRESO.

Él enumera, entre los errores de la funcionaria, el manejo de la crisis en la frontera norte, la nacionalización de Julian Assange y su postura ante los actos conflictivos de Venezuela y Nicaragua.

Gómez recordó que las autoridades están sujetas a control político hasta un año después de dejar el cargo. Es decir, agregó, no importa si Espinosa llega a la Secretaría de las Naciones Unidas.

Paola Vintimilla, del Partido Social Cristiano (PSC), también considera que el juicio deberá continuar aún si Espinosa deja el Ministerio de Relaciones Exteriores para asumir el rol en la Organización de Naciones Unidas (ONU). Claro que, reconoce, será algo vergonzoso que la secretaria del organismo multilateral tenga procesos en su país de origen.

En eso coinciden el resto de asambleístas que expresaron su apoyo a la iniciativa de juicio político. Pese a ello, ninguno pretende echar abajo el proceso en la Asamblea.

En ese escenario, concuerdan, la sanción que se persigue para Espinosa es simbólica. Por tiempos, y en caso de que la canciller llegue a la ONU, el juicio político de la Asamblea Nacional se concretaría después de que ella haya dejado el cargo público. Otra vez, el Legislativo juzgaría a un servidor que no ejerce funciones.

La todavía canciller respondió, en la mencionada entrevista, que quienes buscan su enjuiciamiento tienen intereses ajenos a la buena dirección del Ministerio. “Esto se trata de una persecución política para evitar que Ecuador esté debidamente representado en la Asamblea General de la ONU”.

Los viajes de la ministra

La disposición de transparencia se cumple a medias en la Cancillería. En su portal web no aparece un resumen de los viajes de la canciller María Fernanda Espinosa.

Según esa página, Espinosa, durante los tres primeros meses de 2018, solo ha salido del país dos veces. En las dos salidas -con viáticos del Ministerio- el regreso fue inmediato.

Por esos viajes, la servidora recibió 420,16 dólares.

Del resto de funcionarios de la Cancillería, sin embargo, sí hay un detalle de salidas. En total, muestran los datos hasta marzo, se gastaron 228.974 dólares por viáticos y movilizaciones.

De ese monto, 80.421,36 dólares sirvieron para la compra de pasajes aéreos para vuelos internacionales. 81.551 dólares, en cambio, se destinaron a la adquisición de boletos aéreos nacionales.

El desglose de viáticos se completa con 17.817 dólares por gastos de combustible y 4.629 dólares por gastos locales.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA