Julian Assange es arrestado en la embajada de Ecuador en Londres

Ecuador pone fin al asilo de Assange. En declaraciones, María Paula Romo acusó a WikiLeaks de intentar desestabilizar al Gobierno ecuatoriano.

11 abr 2019 / 09:50

La paciencia se terminó. El presidente Lenín Moreno ordenó, la madrugada de este 11 de abril de 2019, el retiro del asilo al fundador de Wikileaks, Julian Assange. Según la Cancillería, el ciudadano australiano dejó la embajada de Ecuador en Londres escoltado por la Policía británica.

El retiro del beneficio responde, a decir de las autoridades, al constante incumplimiento de Assange a los pedidos ecuatorianos de no interferencia en política. El ahora exasilado violó reiteradamente el Protocolo Especial de Convivencia de la Embajada.

Cancillería reiteró, además, que el Gobierno británico aseguró que el líder del portal Wikileaks cuenta con “las garantías otorgadas por Gran Bretaña de que no existen riesgos para la vida e integridad del señor Assange”.

Es más, “Gran Bretaña ha ofrecido garantías, a pedido del Ecuador, de que si se llegara a presentar una solicitud de extradición, éste no sería entregado a un país donde le pueda ser impuesta y ejecutada la pena de muerte o esté sujeto a torturas o malos tratos“, afirmaron las autoridades nacionales mediante un comunicado.

En primera instancia el presidente Moreno y el canciller José Valencia utilizaron sus redes sociales para comunicar la decisión y recordar que el otorgamiento y retiro de un asilo político es una potestad gubernamental.

Sin embargo, la notificación la dio hoy el ministro de Exteriores de Ecuador, José Valencia, en una declaración en Quito en la que el Gobierno ha explicado la decisión “soberana y apegada a derecho” de poner fin al asilo del activista, que fue detenido por la Policía británica en Londres.

“Los efectos de la nacionalidad quedan suspendidos por irregularidades (..) por constituir un acto administrativo lesivo”, dijo el canciller en una comparecencia con la ministra del Interior, María Paula Romo.

La nacionalidad le fue concedida al activista en diciembre de 2017 dentro de una estrategia de la anterior ministra de Exteriores, María Fernanda Espinosa, para poner fin a la situación de asilo continuado desde 2012.

Espinosa, entonces del ala más izquierdista del Gobierno de Lenín Moreno, nacionalizó al activista australiano para ofrecerle un puesto diplomático y con ese estatus poder sacarlo del Reino Unido.

La iniciativa fracasó porque Londres se negó a aceptar esa decisión unilateral ecuatoriana -de la que Moreno se desligaría posteriormente- y advirtió de que lo detendría en cuanto saliera de la legación.

Hace unos meses, la diputada conservadora Paola Veintimilla hizo una investigación sobre el caso y llegó a la conclusión que se habían trasgredido las leyes ecuatorianas sobre concesión de la nacionalidad, argumento que hoy ha esgrimido Valencia para dejarla en suspenso.

Intento de desestabilización al Gobierno ecuatoriano

Julian Assange es arrestado en la embajada de Ecuador en Londres

En la comparecencia, de apenas cinco minutos y que tuvo lugar en el Palacio de Carondelet, dos horas después de anunciarse el arresto de Assange, la ministra Romo también acusó a WikiLeaks de formar parte de una trama para desestabilizar al Gobierno de Ecuador, en cooperación con dos “hackers” rusos en Ecuador y posiblemente también con el Gobierno venezolano.

Romo habló de “uno de los miembros claves de WikiLeaks y persona cercana al Sr. Julian Assange” que reside en Ecuador, aunque no reveló su identidad.

“Tenemos evidencias suficientes de que ha estado colaborando con los intentos de desestabilización en contra del Gobierno y trabaja de manera cercana y ha viajado a otros países con Ricardo Patiño”, el excanciller de Rafael Correa cuando se le otorgó el asilo en 2012.

Con el excanciller, agregó Romo, esa persona ha viajado “en dos ocasiones a Perú y también a España” y en febrero de este año ambos viajaron “con diferencia de un día a Venezuela”.

Todo el material incriminatorio de la trama, adelantó la ministra, “será entregado en las próximas horas a la Fiscalía General del Estado”.

“No vamos a permitir que Ecuador se convierta en un centro de piratería informática y no podemos permitir actividades ilegales, ya sea para perjudicar a ciudadanos ecuatorianos o de otros países o a cualquier Gobierno”, sentenció.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA