‘Caramelos’ con pólvora

Las escuchas a la trama de los cuarteles desvelan corrupción, extorsiones y narcotráfico.

08 dic 2018 / 00:01

Cientos de horas de interceptaciones telefónicas a 21 números celulares revelaron el modus operandi tras la trama de tráfico de armas en los cuarteles, por la que hay 13 detenidos: corrupción, tráfico de armas, municiones, explosivos, extorsiones, tráfico de drogas y hasta un pedido de asesinato. Las escuchas se dieron entre agosto, septiembre y los primeros 15 días de octubre.

Los sospechosos se sabían vigilados y algunos cambiaron de chips a sus celulares. Hablaban en clave, negociaban, planificaban. Pero eso no fue obstáculo para que los investigadores de la Unidad de Investigaciones de Delitos con Armas, Municiones y Explosivos de la Policía descifraran sus mensajes.

En 86 páginas de informe, que se encuentra en la instrucción fiscal que investiga el caso, se revelan negocios de venta de ‘caramelos’, ‘bonitas’, ‘chiquitas’, ‘balines’, como denominaban a las municiones, para su entrega al grupo narcodelictivo de alias Guacho.

“Saque 20.000 caramelos”, “el transportador le va a traer caramelos el día lunes”, se decían. Negocian el precio porque no sale al que piden y otra persona “le compra los 20.000 caramelos, pero dándole a 0,80 centavos”.

El costo se negociaba desde 0,70 centavos hasta en 1,50 dólares la unidad. Los pedidos iban y venían: necesito 500, 1.000, 5.000, 20.000, puede leerse en un informe.

El negocio, al parecer, no se detenía en municiones. Había requerimientos, pocos, de armas, a las que se refieren como ‘juguetes’, cortas y largas, granadas de mano a las que llaman ‘piñas’, explosivos, TNT, C4 y otros. En las comunicaciones hay un cruce de diálogos que denotan también el involucramiento en la venta de droga.

Mencionan submarinos, la posibilidad de comprar una hacienda con una pista construida. Dos posibilidades tienen: Tosagua y Babahoyo. La propiedad costaría 19 millones, dicen que es bien grande, completa y tiene una pista. La de Tosagua es tipo bananera, el terreno plano para armar la pista, pero el requisito es que “tiene que tener la pista armada para que puedan llegar las avionetas porque si se ponen a armar se llama la atención”.

Urgen los cargamentos de droga “para ya, porque ya se va el buque y no pueden esperar muchos días”. Denominan ‘comida’ a la droga y ‘comedor’ al laboratorio de procesamiento. En los diálogos se menciona que alguien ya entregó un millón por Los Esteros y que los hombres son de un cartel de México. Cuando se habla de droga hay regateo en el precio: entre 1.200 y 1.500 dólares el kilo.

En las conversaciones se involucra a un juez, un fiscal y un abogado, quienes serían parte del apoyo judicial a la estructura cuando alguien es detenido.

Por ejemplo, mencionan el caso del militar (sp) detenido en una terminal de transporte terrestre en Cuenca. Dicen que le van a formular cargos y necesitan dinero. Temen que reciba de tres a cinco años por haber sido encontrado con más de 5.000 municiones. Por eso “necesita dinero para darle al fiscal y al juez”. Del temor pasan a los cuestionamientos de si en las maletas que llevaba no había algún documento que los relacione.

Hablan de una funcionaria pública (fiscal), quien ya estaría investigada por otro caso y se la identifica como familiar de un miembro del grupo.

También conocen los operativos que planifica la fuerza pública y se alertan. En un diálogo, uno de los interlocutores pregunta al otro que si tiene conocidos en Buenos Aires, Imbabura, “porque esta semana va a haber un operativo entre 2.000 policías y militares, que hay un contingente que se encuentra metido en esas montañas, que les avise, que saquen todo porque el presidente ya dio la orden”.

Y si algún militar que integra la estructura quiere abandonar el grupo o no responde por el dinero recibido tienen la solución: será denunciado por su abogado amigo ante el comandante y recibirá la baja de las filas.

Diligencias

Apelación

La primera sala de la Corte Provincial de Justicia de Esmeraldas convocó para el martes 11 de diciembre, a las 08:30, a la audiencia de apelación de la prisión preventiva dictada en contra de los procesados Luis Bautista, Walter Angulo, Jikcson Arroyo, Martín Arroyo, José Plaza y Oswaldo Bedon.

Versiones

Esta semana, la Fiscalía siguió con la recepción de las versiones de oficiales militares en el caso de presunto tráfico de armas en el que fueron judicializados siete miembros de tropa de distintos repartos. Ellos son sospechosos de integrar una estructura de provisión de municiones para alias Guacho.

Algunos diálogos

Leo a un hombre desconocido: La pista tiene que estar armada para que nadie vea qué reciben, vea si es que puede conseguir porque han dado un plazo de hoy a mañana.

Hombre desconocido a Leo: Por Quevedo, subiendo a San Luis de Pambil hay una, voy a averiguar.

Jimmy a Sobeida:
¿El ingeniero (Guacho) está herido?

Sobeida a Jimmy: No se sabe nada, estamos pendientes de las noticias.

sobeida a un hombre desconocido: Hay un 3p pariente cerca, si desea cuadrar con el 3p se puso un restaurante (laboratorio) para ‘comidas’ (sustancias estupefacientes).

policía a sobeida: Han cogido a David, que se cuide mucho, que no hable mucho que las líneas están interceptadas, que la tienen controlada, que el material que cayó piensan que es de Sobeida, que él también va a cambiar de chip.

sobeida a junior: Que le dieron billetes falsos.

nilo a sobeida: Tal vez alguien les vendió porque nadie sabía que eso (municiones) iba en el arroz, que tal vez el taxista les vendió.

sobeida a china: Ahorita les han cogido presos a los 3p.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA