‘Anomalías’ en elección de jueces

En la Contraloría se leyó el informe sobre el examen efectuado a los concursos de 2014 a 2017. En la Corte Nacional el pleno salió a respaldar a su presidenta.

22 ene 2019 / 00:01

La Contraloría ratifica la metida de mano en la justicia. Las supuestas anomalías se revelaron ayer en el informe de Contraloría a los concursos de méritos y oposición, impugnación y control social para la designación de jueces y conjueces de la Corte Nacional.

Se examinó también las renovaciones parciales de jueces que impulsaron el Consejo de la Judicatura de Transición y el actual , entre el 26 de julio de 2011 y el 17 de mayo de 2018.

Archivos dañados, incompletos, inconsistencias, falta de información de respaldo, pagos injustificados a comités de expertos, expedientes personales en copias simples, falta de firmas de responsabilidad, de reporte de notas, cronogramas, son entre otras las anomalías.

Los auditores no tuvieron acceso a las pruebas rendidas en la fase de oposición porque la información se encuentra encriptada. No se pudo verificar si los resultados publicados correspondían o no a las notas alcanzadas por los concursantes.

En la página web institucional no se publicaron los resultados por cada fase. Tampoco se notificó a los postulantes con sus calificaciones. Eso impidió un seguimiento al concurso.

Durante la lectura se señaló que un aspirante que se ubicó en el puesto 26 fue nombrado conjuez y no quien había ocupado el puesto 15 con mayor calificación. Tampoco existió una notificación al mejor puntuado para saber si aceptaba o no, previo al nombramiento del de menor nota.

La mayoría de supuestas irregularidades se registraron durante el Consejo de la Judicatura Transitorio presidido por el exvocal Paulo Rodríguez. En la lectura del informe se indicó que cinco aspirantes a jueces y cuatro candidatos a conjueces no superaron primera fase pero fueron declarados ganadores.

El principio de paridad tampoco se respetó con el nombramiento de 13 hombres y ocho mujeres. El organismo de control mencionó que dos expedientes no cuentan con originales que sustenten su designación.

Quienes evaluaron a los candidatos no eran profesionales independientes sino servidores judiciales. Aunque la Judicatura contaba con una plataforma digital en 2014 la recepción de documentos se hizo de forma manual lo que impidió la transparencia.

Se otorgaron puntajes discrecionales. Pero el organismo presidido por Gustavo Jalkh no estuvo alejado de observaciones. En los concursos de 2014 y 2017, el 32% de los elegidos estuvo vinculado con la Judicatura y en algún momento se relacionaron con el proceso de selección. En un portal se atribuyó esa inexistencia de documentos al caso de Paulina Aguirre, presidenta de la Corte. Ayer el pleno del organismo le presentó su respaldo.

Datos:

Impugnación: En 2011 se negó una impugnación a un postulante pese a la existencia de los documentos.

Control: No se controló la creación y asignación de permisos para entrar a la base de datos.

Puntajes: En la fase de méritos se otorgaron puntajes diferentes a los señalados en el reglamento.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA