Álvaro Vargas Llosa: “La oposición en Ecuador debe ser menos oportunista”

El periodista y escritos conversó con EXPRESO sobre las enseñanzas que dejó la histórica caída del muro de Berlín.

09 nov 2019 / 00:01

Si en algo cree firmemente el periodista y escritor Álvaro Vargas Llosa es en que la historia es cíclica. Por ello, aunque han pasado treinta años desde la caída del muro de Berlín, considera que sus lecciones aún son aplicables, sobre todo en América Latina.

- Ha llegado a Guayaquil a ofrecer un conversatorio sobre la caída del muro de Berlín. ¿Qué enseñanzas dejó este episodio histórico?

- Creo que muchas. Una de ellas es que los regímenes autoritarios tratan de construir un discurso justificatorio que en el fondo es una gran estafa, y que debe ser desmontado. Otra lección es que, sin importar cuánto tiempo pase, los pueblos siempre conservarán sus ansias de libertad.

- La caída del muro, para muchos, significó el fin de los totalitarismo nacionalistas. Sin embargo, en los últimos años este discurso nuevamente gana adeptos. ¿A qué se debe?

- Primero a todas las dislocaciones que ha traído la globalización. Luego, la migración, que aunque es un fenómeno tan antiguo como la humanidad, provoca una desconfianza del otro. Y en estos dos factores interviene la crisis económica que empezó hace una década. Esa situación ha promovido el discurso populista, proteccionista, contra las élites; un discurso del miedo.

- ¿No cree que, al menos en América Latina, la incapacidad de los gobiernos por atender las necesidades económicas de la población ha influido en la aceptación de ese discurso?

- Creo que sí hay demandas legítimas que no han sido atendidas porque nuestros modelos de gobierno no han sabido atenderlas, pero también que hay una radicalización de un discurso de izquierdas que han legitimado las virulentas protestas y que piden cosas que empobrecerían a sus países y no contribuirían al crecimiento económico.

- ¿Percibió esta ‘radicalización’ en las protestas que se suscitaron en Ecuador?

- Sí. En el fondo, la medida que tomó el presidente Moreno de eliminar los subsidios era una medida tímida, y que se debía tomar para no subir los impuestos. Sin embargo, provocó una reacción virulenta en un sector muy ideologizado. Las cosas que pedían eran cosas que, si se aplicaran en Ecuador, empobrecerían al país. Al final, si ese sector impusiera su ley, llevaría a Ecuador a un sistema parecido al de Venezuela, lo que no tiene sentido.

- ¿Influye en este hartazgo generalizado el hecho de que países como Ecuador y Perú no han sabido lidiar adecuadamente con temas como la corrupción y la recuperación de estos dineros?

-Sí, creo que la corrupción es un elemento que ha hecho crecer muchísimo el descontento hoy en día y que ha envilecido mucho nuestras democracias, lo que es muy peligroso porque abre las puertas a un tipo de discurso muy demagógico, usando la corrupción como justificativo.

Pero veo muchas diferencias entre Ecuador y Perú. En el caso peruano, el presidente supo hacer una lectura del temperamento del país y se puso a la cabeza de la lucha contra la corrupción. Hay que decir que, aunque no ha hecho mayores reformas económicas, en eso ha actuado de una manera muy valiente.

- Actualmente, Ecuador tiene un gobierno de transición con una popularidad bajísima y líderes de oposición cuya imagen está desgastada ante la opinión pública. ¿Se puede devolver la fe en la política y evitar un resurgimiento populista en las próximas elecciones?

- Sí se puede, pero se necesitan cambios. ¿Qué pueden hacer los partidos políticos? Desterrar la corrupción de su seno. Lo segundo, es ser (los políticos) menos oportunistas. Ahora en Ecuador, vi a un presidente que estaba tomando una medida que había que tomar, que era impopular. Pero muchos partidos de oposición, que sabían perfectamente que era una medida indispensable, le dieron la espalda. Uno puede criticar muchos aspectos, pero cuando alguien por fin toma una medida que hay que tomar, y un partido por oportunista le da la espalda, no está beneficiando nada el que se restablezca la fe en los políticos, porque la gente lo que va a hacer frente a eso es actuar con más cinismo.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA