lunes, 20 agosto 2018
18:22
h. Última Actualización

Aprovechar el feriado al aire lIbre

Los lagos, botes y pícnics en los parques de vía a la costa fueron la opción de los guayaquileños en este feriado. El clima frenó su salida hacia las playas.

12 ago 2018 / 00:01

A más de un guayaquileño poco le importó que ayer el día esté frío y nublado. Era feriado. Por lo tanto, lo único que quería era romper la rutina y salir a divertirse por los diferentes sitios turísticos de Guayaquil.

Si bien entre las opciones estuvo el Cómic Con, que albergó en el Centro de Convenciones a los malos y los héroes de la televisión y el cine, además de cientos de fanáticos; la ciudad ofreció muchas otras formas de esparcimiento, y en un ambiente natural, al aire libre y alejado del ruido y el asfalto.

“¿Para qué irme a la playa si allá me iba a tocar estar arropada y con bufanda?”, se cuestionó Sonia Núñez, habitante de Los Ceibos, que había llegado al complejo turístico Laguna Park, en el kilómetro 27 de vía a la costa para practicar kayak junto a su esposo.

“El feriado anterior vine y quedé fascinada. El lugar es tranquilo, los precios son módicos”. Y además, mencionó, se pueden dar paseos en botes, hacer camping, pesca, rapel extremo y muchos otros pasatiempos.

Ese fue el caso de Francisco Campos y Zulema Medina, guayaquileños, quienes luego de dar un paseo en tabla (paddle surf) por la laguna con arena artificial de 6 hectáreas que tiene el lugar, harían una parrillada junto a once miembros de su familia.

“Esta vez decidimos reunirnos acá porque el espacio te relaja y te conecta. No en todos los rincones de Guayaquil uno encuentra la opción de hacer actividades lúdicas y físicas y, por qué no, algo diferente a lo habitual”, agregó Campos, mientras limpiaba una de las parrilladas que había ya alquilado para asar las carnes.

En otros sitios de la ciudad, como Parque El Lago, en el kilómetro 26 de la vía Guayaquil-Salinas, el panorama fue el mismo. Clanes enteros llegaron, desde las 10:00, cargados de pelotas, raquetas, patines y bicicletas para recrearse en esta reserva de 40.600 hectáreas de lago, matorrales y bosque.

Sebastián Santos, de 31 años, había llevado consigo hasta carbón. “Mi familia es vegetariana y como no hay muchas opciones en Guayaquil y no queríamos tampoco gastar tanto, optamos por traer la parrilla y lanzar en ella desde pimientos y cebollas hasta champiñones y verdes”.

Santos asegura ser de esas pocas personas que en los feriados no sale de ‘casa’. “Nunca voy a la Sierra, tampoco a ningún balneario...”. Disfruta de las lagunas o cualquier otro cuerpo de agua porque es su manera, explica, de eliminar la tensión de la semana y promover el reencuentro con los suyos.

En el establecimiento, donde se pudo ver incluso a niños cabalgando y a un grupo de adolescentes corriendo tras un improvisado balón de fútbol (playero), decenas de visitantes participaron de un pícnic y juegos de mesa, como dominó, parchís y monopolio.

Para Carmita Sabando, quien había desafiado a su hermano Gustavo, de 60 años, a jugar veintiuno (juego de cartas), este tipo de espacios cada vez son más concurridos porque “existe una tendencia deportiva y a la vez turística de visitar lo propio, lo más bonito del Puerto”.

Por eso, dijo, esa misma noche recorrería el Malecón Simón Bolívar y La Perla. Quiere subirse a los juegos mecánicos, especialmente a esa torre de 25 metros de alto, que ayer desde muy temprano también acogió a los turistas que querían ver el Guayas trepados en una especie de sube y baja.

Aprovechar el feriado al aire lIbre
Montañita. Los viajeros coparon la playa, ayer.

El sol estuvo ausente en Santa Elena

El congestionamiento por la gran cantidad de vehículos en la vía Santa Elena-Salinas, al igual que la Ruta del Spondylus desde San Pablo hacia el norte, reflejó ayer la masiva presencia de turistas a los balnearios de la Península.

Aunque la mayor parte del día pasó nublado y en ciertos sectores se presentó una leve llovizna, esto no fue obstáculo para que los visitantes disfruten a plenitud en el segundo día de asueto.

No todas las 12.000 habitaciones que suman entre hoteles y hostales en Santa Elena se ocuparon. En Montañita, Ayangue y Salinas los locales de hospedaje lucieron llenos, aunque en otras poblaciones no fue igual. Según Luis Tenempaguay, presidente de la Cámara de Turismo de Santa Elena, el promedio general de ocupación hotelera llegó al 90 %.

“Nadie se puede quejar, pues todos han tenido huéspedes. En los restaurantes las ventas han sido muy buenas. En definitiva, este feriado nos deja un importante ingreso económico”, expuso el dirigente.

En Montañita, por ejemplo, a medida que avanzaba el día se veía más bañistas en la playa, mientras que otros prefirieron pasear por el malecón, degustar comida con mariscos o la compra de artesanías. JLC

Buen negocio para los restaurantes en Manabí

Las playas manabitas volvieron a lucir llenas en el segundo día de feriado. Esta vez el astro rey apareció.

Comerciantes y propietarios de restaurantes tuvieron que duplicar la cantidad de materia prima para preparar sus alimentos, ya que algunos de estos al mediodía se habían agotado.

“Desde el primer día del feriado nos ha ido muy bien. El viernes desde las 10 de la mañana pude vender más de 400 refrescos aquí en la playa. Hoy al mediodía he vendido 200. Hay que aprovechar esta fecha”, indicó Ricardo Cañarte, comerciante de la playa El Murciélago, de Manta.

Aunque la Policía y la Armada anunciaron el incremento de personal en las playas de Manabí, algunos visitantes cuestionaron que en ciertos lugares no había presencia de los uniformados. Andrés Briones, proveniente de Quito, denunció que intentaron robarle su celular, en Manta. HLV

Aprovechar el feriado al aire lIbre
Manta. Hubo una mañana soleada en El Murciélago.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA