50 familias se niegan a ir a albergues

En Manta hay quienes arriesgan su seguridad y no quieren ir a refugios

23 jun 2016 / 00:38

“Aquí crie a mis hijos y viví los mejores años de mi vida. Con mucha tristeza, vi caer mi casa y ahora nadie me saca de mi terreno, porque esto es mío”. La sentencia de Mercedes Bello Chancay, de 80 años, marca la firmeza de su decisión. Nadie la saca del terreno donde antes estaba su casa.

Mercedes planta cara a quienes le dicen que debe abandonar el sitio e ir a un albergue. Lo hace entre lágrimas, sentada en una silla rosada en medio del terreno arcilloso donde algún rato construyó su vivienda, que fue destruida por el terremoto del pasado 16 de abril.

La mujer forma parte de las 50 familias que residen en el callejón Divino Niño, del barrio Buenos Aires de la parroquia Tarqui, en Manta, donde se oponen a dejar sus casas (o lo que quede de ellas) para ser trasladadas a un albergue.

Hay quienes han construido covachas de caña guadúa en donde antes había casas de hormigón armado. Todo como negativa a dejar ese lugar.

Ahora doña Mercedes vive al otro extremo de la ciudad, en casa de uno de sus cuatro hijos, pero todos los días visita ese espacio con escrituras en mano y asegura que no lo abandonará nunca.

Las familias del callejón Divino Niño dicen estar unidas y que no permitirán que las saquen del sitio donde vivieron su infancia. Esto después de que les llegó el rumor de que tendrán que desalojar “por cuestión de seguridad”.

“No queremos ir a vivir a los albergues, porque son lugares incómodos y porque no vamos a dejar nuestras cosas a la intemperie (...) y si no buscamos un lugar para alquilar es porque se han puesto muy caros y trabajo para pagarlos no tenemos”, dijo muy preocupado César Pico, otro de los afectados.

Alrededor de la zona hay maquinarias realizando demoliciones, y militares y policías cuidando que personas extrañas no se acerquen. El agua y la energía no llegan con frecuencia. En el sitio tienen una pequeña cisterna cubierta con hojas de lata y pedazos de caña guadúa, donde almacenan todo el líquido vital que llega para el sector.

Eduardo Velásquez, alcalde (e) de Manta, indicó que el sector es un sitio de riesgo y que socializarán en los próximos días la reubicación de las familias afectadas. HLV

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

TAGS:
A LA CARTA