martes, 19 junio 2018
10:35
h. Última Actualización

‘Streaming’, una guerra de contenidos que transforman a la radio y la TV

¿Será el fin de medios convencionales? Los expertos creen que no. No obstante, admiten una dura pelea.

11 jun 2018 / 00:01

Los canales de TV y las emisoras convencionales ya no tienen la misma teleaudiencia de antes. Una buena parte de su público ha migrado al ‘Streaming’, aquel medio que en el mundo viene incentivando el consumo, vía on line, de películas, series y música. Al usuario poco le importa si debe suscribirse y pagar. Lo indispensable es acceder a una nutrida oferta de contenidos, en el lugar y el horario que se requiera. Una oferta y flexibilidad que hoy no la tienen los medios convencionales.

Netflix o Spotify son las dos plataformas que utilizan esta tecnología y que, sin duda, están acaparando mercado, pero no son las únicas. Una investigación de BB, una multinacional de Consultoría e Inteligencia de Mercados, calcula que en América Latina existen 190 de estas plataformas -60 de ellas ya están en Ecuador- y al menos 300 señales que por streaming generan una guerra de contenidos.

Bernardo Henriques, coordinador audiovisual y multimedia de la U. Casa Grande de Guayaquil, explica que una mayor conectividad es lo que ha venido modificando el formato de cómo se consume este tipo de entretenimiento. Para él, esta es una tendencia que crece con fuerza, y que replantea la forma tradicional de ver la TV y escuchar la radio. “Son medios distintos, que hoy difícilmente pueden competir por el tipo de contenido que ofertan”.

Para que los medios tradicionales puedan competir, dice Henriques, “tendrían que montar una infraestructura parecida a la que tienen estas plataformas, y para ello se requiere mucho dinero”. Netflix, con más de 117 millones de suscriptores en el mundo, se jacta de estar invirtiendo este año $ 8.000 millones para generar películas y series exclusivas y de estar aliado a importantes estudios cinematográficos (como Disney, Warner Bros y Universal) que le permiten distribuir gran parte del material que emite. Lo mismo pasa con Spotify, Deezer, Google Play, Apple Music y otras plataformas musicales que se han convertido en el puente de difusión de la oferta de la industria discográfica. Todo esto en un mercado que no ha dejado de crecer y que es cada vez más reñido. Firmas como Paramount o Disney también han decidido entrar a la pelea, generando sus propios canales de streaming. Una tendencia a la que se han sumado grandes telefónicas del mundo (como Claro y Movistar).

A su favor no solo tienen los multicanales (laptop, televisor, smartphone u otros dispositivos) para llegar al público, sino los bajos precios que manejan. Con $ 2,30 semanales, Claro ofrece música ilimitada y acceso a radios on line. El costo sube a $ 6,39 mensuales si lo que el cliente busca son series y películas. En América Latina, dice un ejecutivo de esta empresa, el incremento de estas plataformas se da “porque los usuarios están valorando cada vez más el poder acceder a contenidos globales y no solamente locales”.

Este escenario ha obligado a algunos medios tradicionales a digitalizarse en la medida de sus posibilidades. Ya es común que las principales radios y canales del país suban más contenidos en sus webs y retransmitan sus programaciones en línea. Alfredo Adum, director de ITV y quien tiene 37 años de experiencia generando contenidos para televisión, cree que en este contexto migrar a lo digital es necesario, pero no suficiente. “Creo que estos medios convencionales lograrán mantenerse, en la medida en que se esfuercen por mejorar los contenidos. Ecuavisa empieza a entender ese tema y por ello ya vendió el formato de Tres Familias a México. La oportunidad está ahí. Buscar la manera de entrar a la guerra de contenidos”.

Si no lo logran, ¿hay que empezar a hablar del principio del fin de la radio y la TV? Los expertos creen que no. “Puede ser que en un futuro estos medios queden para eventos que son en vivo: noticias, deportes, alguna transmisión especial. Pero, insisto, nada impide que el otro tipo de contenidos que producen lo emitan ‘on line’. Hay que pensar que hoy la gente busca consumir cuando puede y cuando quiere”.

Nuevos hábitos

El gasto se duplica

Según Golman Sach, la industria musical en streaming aporta más ingresos que la industria en formatos físicos. En los años 90, dice un español, gastaba hasta $ 60 para comprar unos 5 discos al año, un gasto que hoy sube a los $ 120.

Más horas de consumo

La generación de millennials es la que más se adapta a consumir contenidos a través de ‘streaming’. Los estudios sobre consumo indican que esta audiencia es capaz de ver 10 horas seguidas de contenidos, lo que se conoce como ‘maratonear’.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA