jueves, 23 noviembre 2017
15:07
h. Última Actualización

Los couriers del país renacen en el segmento corporativo

13 mar 2017 / 00:01

Se les cerró una puerta, pero abrieron otras. Los controles a la importación y el cambio de reglas impuestos en octubre del 2014 en el mercado de couriers dejó una baja facturación de por medio y el cierre de al menos 10 negocios en este sector; no obstante también el ánimo de querer reinventarse. A partir de esa fecha, algunas empresas debieron volverse más eficientes, otras optaron por cambiar el nicho al que dirigían sus servicios. El blanco de la mayoría: el segmento corporativo.

Ese fue el giro que tuvieron que dar empresas guayaquileñas como TMA Logistics, a raíz de que el Gobierno impusiera un cupo anual a los envíos (5 como máximo) y una tasa de $ 42 a los paquetes importados bajo el sistema 4x4 (hasta cuatro kilos y $ 400 sin pago de aranceles). Si antes su servicio consistía en atender en su totalidad la demanda de importaciones personales, que normalmente se hacen vía internet, hoy tiene a unas 200 empresas como aliadas y que alimentan el 60 % de la facturación de su negocio. Los artículos tradicionales que antes se importaban con mayor frecuencia, como ropa, zapatos o aparatos electrónicos, empezaron a reemplazarse por partes y piezas para la industria, repuestos para vehículos, equipos médicos y electrónicos. Todo lo que las industrias necesitan para producir más.

Entrar a este segmento fue todo un desafío, cuenta José Jiménez, gerente de esta compañía. Debieron buscar las estrategias para empezar a competir con las más grandes del mercado, como DHL, UPS y TNT que antes ya habían entrado al segmento corporativo. “Tuvimos que contratar más personal administrativo y comercial, dar un servicio más personalizado y empezar a dar asesoría aduanera”. Fue así como logró revertir 2 años en pérdidas.

Según el Banco Central del Ecuador, las compras en el exterior a través de estas empresas subieron un 3,8 % el año pasado, al subir de $ 130,6 a $ 135,5 millones. Un repunte que para representantes de este sector se debe a un mayor número de envíos de paquetería familiar, pero también a la mayor cobertura del segmento corporativo.

Mariela Rojas, presidenta de la Asociación Ecuatoriana de Empresas de Mensajería Express y Courier (Asemec), dice que una mayor participación de empresas llevó a este sector a distribuirse de mejor manera este mercado y a contener las pérdidas económicas que se originaron a raíz de las restricciones. No obstante, aclara que esto no ha sido suficiente para que el sector, de 67 empresas, logre recuperar su facturación de dos años. Ventas que, según el BCE, superaban los $ 200 millones.

Pero en el sector se habla del potencial de seguir creciendo en este segmento. Los tiempos que manejan los couriers (hasta 5 días para traer o llevar alguna encomienda) o la red de conexiones que se tiene con 220 países hace que algunos negocios vean a los couriers como un medio logístico atractivo. Lo es para las empresas grandes, pero también para las pequeñas que buscan alternativas para exportar sus productos.

Sola y con alianzas estratégicas, DHL Express logró el año pasado entrar al segmento de la exportación, un servicio que por primera vez dedicó a pequeñas y medianas empresas. Como resultado de su estrategia de fomento al comercio internacional, DHL, que está por cumplir 35 años en el mercado, logró incrementar la participación de las pymes en su portafolio y lograr que estas generen el 15 % del volumen del negocio. Un crecimiento que esperan seguir mejorando con las oportunidades de exportación que podría generar en el país, el acuerdo comercial firmado con Europa.

El anuncio del Gobierno de eliminar hasta junio las salvaguardias al producto importado siembra expectativas en este gremio. Sin embargo, los directivos de Asemec aún están a la espera de que esta decisión obligue a las autoridades a revisar las medidas que se aplicaron al sector, bajo el argumento de proteger a la industria nacional. Algo que para Rojas suena absurdo, si se toma en cuenta el 2 % de representación que los couriers aún tienen en el mercado.

Y el pedido de ayuda es serio. Ahora más con el anuncio del Ministerio de Transporte y Obras Públicas de incrementar las tarifas de vuelos chárter de carga que lleguen a Quito o Guayaquil, un medio que, aunque en menor medida, también es utilizado por los couriers. “Del 15 al 20 % de paquetes que el sector maneja debe manejarse bajo el sistema de carga consolidada”.

Rojas explicó que esta medida los podría llevar a perder el espacio que ha venido conquistando en el segmento corporativo. “De ser así, seríamos el sector más golpeado en los últimos 3 años”.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA