sábado, 18 noviembre 2017
12:38
h. Última Actualización

La cordialidad como política de trabajo

19 jun 2017 / 00:01

Es tiempo de crecer. Copa Airlines tiene un plan de expansión en el mundo y Ecuador no es la excepción. Su gerente nacional, Miguel Reyes, apuntala ese crecimiento sobre la base de la atención al cliente. La cordialidad y la amabilidad son la piedra angular del trabajo de la línea aérea desde sus inicios.

Por eso, explicó a Diario EXPRESO, se capacita continuamente al personal. Cada año, las gerencias conversan con sus empleados para identificar las áreas que deben reforzarse. La Gerencia de Capacitaciones acoge esas sugerencias y presenta un plan de talleres anuales. Así, cuenta el experto con 30 años en el mundo de las aerolíneas, se mantiene un equipo bien preparado para las operaciones internas y para la atención al público en el avión, los aeropuertos y las oficinas.

Uno de los ejemplos que exhibe Reyes al hablar de respeto a los clientes es la puntualidad. Copa tiene una calificación de 85 % en sus esquemas de llegada a tiempo en el Ecuador. A escala mundial, la empresa tiene el segundo lugar en llegadas a la hora indicada.

En 2016, admite Miguel, Copa sintió -como el resto de la región- una restricción del mercado. No se abrieron rutas nuevas y se trabajó con prudencia. Eso cambiará este año. La meta es que haya más asientos y sillas disponibles para los pasajeros. De esta forma se espera que los ingresos crezcan hasta en un 6 %. El programa incluye que, en 2018, se incorporen nuevas aeronaves para las rutas en Ecuador. Eso, asegura, es ser eficientes.

Reyes sabe cómo combinar sus metas laborales con su vida personal. Tiene el mismo tiempo de casado que de trabajo en aerolíneas (30 años) y, en ese lapso, ha logrado un equilibrio para cuidar de sus dos hijas y hasta de sus nietos.

Miguel reconoce que en su área se viaja constantemente. Eso, sin embargo, no ha sido un obstáculo para que se mantenga cerca de los suyos. Antes hacía largas -y costosas- llamadas telefónicas. Ahora, cuenta con alegría, la tecnología simplificó la comunicación con videollamadas más extensas y económicas.

A LA CARTA