miércoles, 17 enero 2018
19:30
h. Última Actualización

Inicie el año como nuevo

Antes de emprender cualquier plan, sométase a un chequeo. Es un buen momento para hacerlo. Hay una lista de pruebas básicas que no debe saltarse, entre ellos exámenes de sangre y ecografías.

02 ene 2018 / 00:00

Si ya tiene su listado de asuntos impostergables para el 2018, es posible que se haya saltado uno importante: ir al médico para confirmar cómo está su organismo. Saberlo le ayudará a cumplir sus metas del año nuevo, pues sin salud muchos de sus planes pueden quedar solo en eso.

Además, prevenir es más económico. Tratar una diabetes, por ejemplo, puede implicar un gasto anual por paciente que va de los 800 a los 22.000 dólares, mientras que una enfermedad cardiaca superaría los 11.000, sin contar con los efectos en la productividad.

La doctora Luisa Mera, especialista en Medicina Interna, docente universitaria y médica tratante del Hospital General Guasmo Sur, explica que el examen anual debe ser impostergable, así crea que está en buenas condiciones, pues es probable que padezca de una enfermedad, pero que no haya presentado síntomas. Y no piense que porque está en el peso adecuado para su talla, nada ocurre en su organismo.

“En muchos pacientes delgados hemos encontrado lípidos elevados (colesterol y triglicéridos). Esos pacientes son mucho más graves en cuanto a la evolución y al pronóstico de la patología”, dice.

Pero ese chequeo que recomienda el médico va más allá del examen básico de sangre.

Es importante monitorear el estado de nuestros órganos, indica Alberto Campodónico, médico clínico intensivista, miembro del staff de la clínica Kennedy Alborada, docente y director del departamento médico de la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Hay que ver cómo están sus pulmones, su corazón, el hígado, el páncreas, los riñones...

A estos exámenes hay que agregar otros importantes, uno para saber cómo está nuestra salud visual y otro para determinar las condiciones en la que está nuestra boca.

La odontóloga Lily Valverde dice que es importante someterse a una profilaxis (limpieza) y no olvidarse de la revisión, especialmente si tiene sensibilidad al comer o beber, si hay sangrado o hinchazón de las encías o padece de mal aliento.

EXPRESO le muestra cuáles son los exámenes que no deben faltar cada año. Y recuerde que esta es una recomendación general, pues si presenta alguna complicación en su salud es probable que deba repetirse las pruebas con más frecuencia. Será su médico quien le indique cuándo hacerlo.

Para los chequeos, puede sacar cita en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), si es afiliado, o acudir a uno de los centro del Ministerio de Salud, si no lo es. También existen planes que promueven los seguros privados y otros que ofrecen las clínicas y que incluyen las pruebas que deben hacerse según el sexo y también la edad.

Los lunares y el corazón

No olvide en su visita al médico, decirle de esos lunares que le generan alguna preocupación. Es posible que sea también hora de someterse a un ecocardiograma y si tiene sospechas de hígado graso, el método para saber si es así y en qué grado está es a través de la ecografía.

Ecografía abdominal

Es un examen de imágenes a través del cual se pueden detectar cálculos a nivel de vesícula, de los riñones, identificar problemas de colitis, además de ver inflamaciones del páncreas, el tamaño del hígado y de los conductos biliares para saber si están aumentados.

Presión arterial

Es importante que se mida la presión arterial, no olvide que la hipertensión es el ‘enemigo silencioso’ porque no suele mostrar síntomas. Se la deben tomar en un ambiente relajado, mientras esté sentado y con las piernas tocando el suelo, no cruzadas.

Sangre

Allí conocerá si tiene anemia, además de los niveles de glucosa (azúcar), colesterol (grasa) y triglicéridos. Es importante que conozca cómo están la urea, la creatinina, las enzimas hepáticas, los marcadores tumorales y la tiroides. Los exámenes de heces y orina son clave.

Peso

Esta evaluación le permitirá saber si está en riesgo de padecer otras enfermedades producto del sobrepeso. El especialista le dirá cuánto bajar, en cuánto tiempo y cómo. La medición del perímetro abdominal es importante también para saber si puede haber problemas cardiovasculares.

Examen bucal

La boca puede ser la puerta de entrada a muchas enfermedades. Por ejemplo, una enfermedad de las encías no solo lo podría hacer perder piezas dentales, sino que además es la causa de enfermedades cardiovasculares y hasta de partos prematuros.

Visión

Esta revisión puede ser cada dos años antes de los 40, pero luego debe ser anual. Es la edad en que empieza a aparecer la presbicia (se pierde la nitidez para ver de cerca). También disminuye la película lagrimal, además de que se pueden detectar de forma precoz problemas como retinopatía diabética.

Radiografía de tórax

Le permite ver cómo están sus pulmones, si hay flema o si existe algún nódulo u otro tipo de alteración. También puede verificar el tamaño del corazón. Es posible someterse a este examen desde los 17-18 años. No es solo para los fumadores.

Una prueba clave, el papanicolaou

El papanicolaou es una prueba médica que sirve para detectar un posible cáncer de cérvix en la mujer, así como otros problemas relacionados con el aparato reproductor femenino.

Consiste en la extracción de una muestra de tejido del interior del cuello del útero. Se lo hace con un raspador o con un cepillo cervical de pequeño tamaño. Se sugiere someterse a esta prueba cada año y cuando no esté menstruando.

El Colegio Americano de Ginecólogos y Obstetras recomienda que el primer examen de papanicolaou se realice en un lapso de tres años a partir de la primera relación sexual o a los 21 años (lo que ocurra primero).

¿Y las pruebas para saber si padece del Virus del Papiloma Humano? Si no se ha hecho aún y ha estado en situación de riesgo, es el momento, pero si ya se sometió a una, puede esperar tres años si los resultados han salido normales.

El chequeo de mamas

De los 2.313 casos que el 2016 se detectaron en mujeres en Solca Guayaquil, el 24 % fueron de cáncer de mama. De allí la importancia de no olvidar los chequeos preventivos anuales.

Es importante que sepa que a quienes tienen menos de 40 años, se aconseja una ecografía mamaria, pero cuando pasa esta edad debe someterse a mamografías.

Con estas pruebas se pueden detectar cambios en los senos antes de que el médico o la paciente los pueda percibir. Se sabe que un tumor maligno de mama puede tardar hasta diez años en crecer un centímetro, por lo que palparse no es suficiente. Pero no se asuste, en la mayoría de los casos se trata de nódulos benignos y solo se requiere de un tratamiento.

A LA CARTA