sábado, 19 mayo 2018
16:24
h. Última Actualización

¿Funciona la dieta baja en carbohidratos?

Esta dieta, defendida por la autora Amelia Wasiliev, tiene muchos beneficios y uno de ellos es la pérdida de peso de forma saludable.

20 ene 2018 / 00:00

Hay personas que deciden reducir el consumo de carbohidratos con el único objetivo de perder kilos, pero también aporta beneficios importantes para la salud como la reducción de los niveles de colesterol, el riesgo de padecer cáncer o enfermedades cardiacas, la mejora de las capacidades cognitivas, la regulación del índice glucémico o el nivel de insulina.

Para Amelia Wasiliev, autora del libro ‘Dieta baja en carbohidratos’ (Lunwerg), lo más importante es encontrar el equilibrio. No existe una respuesta correcta del índice de reducción de glúcidos, pero “sí está demostrado que su completa eliminación puede resultar nociva”, motivo suficiente para conocer las funciones que realizan en nuestro metabolismo, explica la autora en el libro.

La dieta saludable, baja en carbohidratos

Wasiliev, que publicó en 2013 ‘Un dulce en Londres’, hace una clasificación de los glúcidos “buenos” y “malos”, con el fin de encontrar ese equilibrio. Recomienda evitar los “malos”: alimentos procesados, comida rápida, bebidas azucaradas, patatas, o frutas secas y apostar por los “buenos”: carne, huevos, verduras, lácteos y frutos secos.

“Los carbohidratos, proporcionan al cuerpo la energía necesaria para hacer funcionar los músculos y el sistema nervioso central. Por tanto, son importantes para las funciones cerebrales e impiden que proteínas muy valiosas para el organismo sean utilizadas como fuente de energía”, afirma la autora.

¿Por qué la dieta ‘low carb’ reduce la grasa corporal?

Como los glúcidos cumplen funciones esenciales en nuestro organismo, si dejamos de consumirlos, el cuerpo tiene que fabricarlos. Este proceso es conocido como glucogénesis, es decir, la fabricación de glucosa a partir de grasas y proteínas, y al requerir una energía extra, aumenta el gasto energético diario.

La autora que incluye en sus páginas consejos para hacer la compra y un programa de menús, divide su libro en cuatro pilares fundamentales, según la distribución de las comidas a lo largo del día: desayuno, almuerzo, cena y tentempiés.

A continuación destacamos algunas recetas de las 68 que propone Wasiliev en ‘Dieta baja en carbohidratos’, una guía para aprender a alimentarse de forma sana y equilibrada, con unos sencillos cambios de hábitos que apenas suponen sacrificio porque disminuye “la sensación de hambre”.

Magdalenas de manzana y semillas de lino

Ingredientes: 50 gramos de harina de almendras, 30 gramos de harina de coco, 30 gramos de semillas de lino molidas, 1/2 cucharadita de levadura química, 5 gramos de estevia, 1 manzana pelada, sin pepitas y cortada en dados, 75 gramos de mantequilla derretida, 2 huevos, 2 cucharadas de yogur natural, 25 gramos de frutos secos triturados y 1 cucharadita de extracto de vainilla.

Preparación: Precalentar el horno a 160 grados. En un cuenco, mezclar la harina de almendras, la harina de coco, las semillas de lino, la levadura química y la estevia. En un segundo cuenco, batir los huevos con la mantequilla derretida, el extracto de vainilla y el yogur natural.

Unir las preparaciones e incorporar los dados de manzana. Repartir la masa en seis moldes de magdalenas untados en mantequilla y revestidos con papel de horno. Espolvorear los frutos secos por encima y hornear durante 25 minutos hasta que las magdalenas estén doradas.

Carbonara de calabacín

Ingredientes: 2 calabacines medianos, 2 lonchas de beicon cortadas en trozos, 100 gramos de champiñones cortados en láminas, 1 cebolla pequeña cortada en láminas, 175 mililitros de nata espesa, 1 cucharada de aceite de oliva, 40 gramos de parmesano rallado muy fino y sal.

Preparación: Cortar los calabacines en tiras finas. En una sartén grande calentar el aceite de oliva y sofreír el beicon, los champiñones y la cebolla. Cuando el beicon esté dorado y los champiñones estén tiernos, verter la nata espesa y llevar a ebullición.

Dejar que la nata espese durante 2 minutos. Añadir los calabacines y 20 g de parmesano. Salar y remover. Cuando los calabacines estén calientes, repartirlo todo en dos cuencos y decorar con el parmesano restante.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA