jueves, 22 febrero 2018
14:54
h. Última Actualización

Cuando creen que lo saben todo

¿Le ha pasado que está en una reunión social o de trabajo, y aparece el sabelotodo? La psicología los llama ultracrepidianos. Sepa cómo tratarlos.

23 ene 2018 / 12:00

Si hablan de fútbol, él opina. Si es de política o farándula, también lo hace. Nada mantiene callado a Julián, de 35 años, quien cree tener todas las respuestas y los suficientes conocimientos en todo tipo de tema, pero no siempre es así.

A estas personas se las llama ‘ultracrepidianas’, pero no, no proceden de ningún planeta extraño, por si acaso. Así ha denominado la psicología a los individuos con escaso nivel intelectual y cultural, que tienden a pensar que saben más que los demás, señala la psicóloga clínica Evelyn Urgilés, añadiendo que esto es parte del efecto Dunning-Kruger, un estudio que realizaron dos investigadores de la Universidad de Cornell (EE. UU.), David Dunning y Justin Kruger, cuyo objetivo, al parecer de Urgilés, debió surgir de la necesidad de identificar estos comportamientos que en ocasiones llegan a ser irritantes para los demás, y así comprender a estos sujetos que tienen esta percepción irreal y ayudarlos a reconocer sus competencias y capacidades.

En todos lados

Urgilés dice que los sabelotodos están en los trabajos, vecindarios, etc. “Lo importante es identificar a estas personas que buscan minimizar a los demás, pero que sobrevaloran sus habilidades. Es preferible apartarnos de ellas para evitar que se afecte nuestro entorno y debiliten nuestras capacidades”. Sugiere no caer en este comportamiento, haciendo alarde del conocimiento que se posee, sino aportando socialmente con ello.

¿Cómo son?

- Expresan su opinión como si fuera una verdad absoluta. Se cierran al diálogo.

- Sus críticas u opiniones no evidencian la intención de ayudar, sino de demostrar su supuesto ‘conocimiento’. Quieren destacar, opacar.

- Sus opiniones descalifican y minimizan a los demás.

- Sus observaciones no están dirigidas al comportamiento del sujeto sino a la persona, lastimando susceptibilidades.

- No reconocen las habilidades de las otras personas.

¿Qué hacer con ellos?

- Aplique sencillas normas de sana convivencia, sea tolerante con las opiniones de los demás. Recuerde que somos individuos con conocimientos y sentimientos diversos.

- Guarde la compostura, no pierda los estribos. Apártese, si la situación empeora. No caiga en provocaciones.

- Acoja su opinión sin considerarla acertada o equivocada.

Consecuencias

- Para los que oyen

Verónica Salamea, psicóloga clínica, indica que los ‘ultracrepidianos’ podrían crear en su interlocutor (según su educación) sentimientos de inferioridad, al pensar que están frente a alguien de gran bagaje cultural.

- Para los que hablan

No reconocer su falta de conocimiento podría convertir a los sabelotodos en víctimas de acoso escolar o laboral. Y si el grupo no es tolerante, terminan aislándolos. Por eso es necesario que acudan a terapia psicológica, para que admitan su problema.

A LA CARTA