miércoles, 17 enero 2018
16:30
h. Última Actualización

Sonia María Crespo: “Mi vida está volcada a la producción de gin”

La recordada comunicadora Sonia María Crespo, ahora exporta licores al mundo.

02 ene 2018 / 15:05

Fue uno de los rostros más populares de la pantalla chica entre finales de los 80 y gran parte de la década del 90, y ahora con la misma sonrisa, suave voz y la paz que emana al hablar con ella, Sonia María Crespo recibió al equipo de EXPRESIONES en su fábrica de gin. Sí, tal como lo leen, ella ahora está volcada al negocio familiar de la producción de ginebra. ¿Pero cómo llegó hasta ahí? Pues, luego de dejar la televisión dirigió la revista Vive, se dedicó al activismo a favor de la familia y continuó ofreciendo terapias en este campo. Si bien es cierto que Sonia María no ha dejado esto último, ella cuenta que es por su padre que sus cinco sentidos están concentrados en el gin Crespo. “Una vez que se jubiló mi padre como electrónico, él volvió a su primer amor, la licorería. La historia se remonta a cuando él tenía 19 años y empezó a trabajar con su abuelo materno, Cornelio Vintimilla, que era dueño de Uzhupud (provincia del Azuay), originalmente una destilería. Como vieron su potencial lo enviaron a Alemania y a México para prepararse, pero con los años él se dedicó a la electrónica. Sin embargo, tuvimos la suerte de contar en nuestra casa con un experimentador y conocedor de licores. Fue para nosotros lo más natural del mundo”. A sus 76 años, el patriarca de la familia retomó el romance y a insistencia de sus amigos volvió a construir un alambique artesanal, importó especias de diversas partes del planeta y le tomó dos años el proceso hasta dar con una fórmula que superó a la original. “Todo era a nivel doméstico en un comienzo, para pedidos entre gente conocida, y luego fue todo creciendo, se sacó registro sanitario. Mi madre embotellaba y envasaba con mi papá y no se podían dar abasto. Así entramos este año los hijos y hoy no solo está disponible en supermercados, sino que nuestro gin también se exporta a España y fue escogido en San Francisco, California, como uno de los mejores del mundo en un concurso, recibiendo doble oro por unanimidad”.

A LA CARTA