lunes, 21 mayo 2018
01:01
h. Última Actualización

Rocío García: “He pasado hambre y tenido todo gracias a mi trabajo”

No conoce a Érika Vélez, pero tienen algo en común: el personaje de Tres Familias que a ambas les ha regalado el cariño del público.

22 ene 2018 / 17:25

Su rostro es cada vez más conocido. Si usted gusta del cine latino estamos seguros de que vio a Rocío García en películas como Qué culpa tiene el niño o No manches, Frida, dos de las cintas mexicanas con mayor audiencia de los últimos años.

Este año le ha dedicado tiempo a la televisión desde su personaje de Marisa de la versión mexicana de Tres familias. Este seriado lo transmite TV Azteca y aunque está inspirado en la producción de Ecuavisa, la actriz argentina de 32 años asegura que ha “tomado otro vuelo”.

EXPRESIONES conversó en exclusiva con la intérprete, que además de tener un alma libre y facilidad para la comedia, mantiene una sólida relación con Pablo Holman, integrante de Kudai.

¿Qué cambios le hace a este personaje de Karla Vacas Galindo, que pasa de ser una mujer típica de clase media guayaquileña a una mexicana?

Claramente hay una labor por parte de los guionistas para mexicanizar la historia, pero lo curioso es que justamente la visión de las clases sociales es muy latinoamericana. Finalmente es una construcción social que compartimos muchos países y que es muy marcada. Por eso funciona tan bien en México. Estamos inspirados en la serie original ecuatoriana, pero hay muchos cambios en la historia para adaptarla a un formato más acorde a este mercado. Lo nuevo de esto es que es en comedia y aquí lo que pega mucho es el melodrama y pocas veces se apuesta así.

¿Pudo ver algunos de los capítulos ecuatorianos?

Sí, los vi.

¿Cuál fue su impresión?

Pues claramente el tono es diferente. Empezando por la forma de hablar, entonces al oírlo te suena muy a caricatura, pero también es por las diferentes tonadas. Llegué a decir: “¡Órale!, tengo que arrojarme a esto sin ningún prejuicio. Tengo que entrarle al juego de la comedia”. Tenemos que llegar mucho a la farsa y se está intentando hacer un tono medio natural, por momentos. Y también depende del personaje.

¿Qué tiene usted de Marisa?

¡Híjole!, la verdad es que muy poco. Eso es lo divertido de ser actriz: ponerte en los zapatos del otro, defender un personaje estés o no de acuerdo con su forma de vivir. Yo soy una mujer independiente. Llevo 10 años viviendo de ser actriz, de no pedirle un centavo a nadie y de pasar hambre sola. Y también de tenerlo todo gracias a mi trabajo. Marisa es mucho más cómoda y poco realista. Y yo cada vez cuido más las relaciones con las personas.

Entonces tiene un alma libre...

Soy alguien que está constantemente haciendo conexión con las cosas más cercanas. No soy de salir de noche. Soy de pasar con mi pareja y mis amigos. Valoro mucho la vida. Entonces es algo que Marisa está aprendiendo a hacer.

¿Le tocó trabajar como secretaria, al igual que a su personaje?

Nunca he tenido que trabajar en una oficina. Yo cuando me gradué de actuación, lo más cercano que tenía para trabajar era ser anfitriona, modelo. A Marisa también le toca vender productos de belleza y como ella, quiero ser la mejor. Pero volviendo a mí, yo me buscaba el tiempo para poder hacer castings, y hacerlos para comerciales también me mantuvo durante algún tiempo. Trabajé de bartender. He tenido que hacer de todo para vivir mi sueño.

Sé que se ha confirmado la segunda temporada de esta historia para México, ¿pero qué cambios le han hecho?

Tres familias México ha tomado otro vuelo con respecto a la original. No estamos replicando tal cual. Algunos capítulos son similares, pero en realidad vamos en otra dirección. No sabemos si haremos las tres temporadas. Ahora estamos concluyendo los primeros cien capítulos a fines de mes y sí nos confirmaron la segunda temporada, pero esta no está basada en la de Ecuador. La de ustedes es una inspiración, pero estamos teniendo otro desarrollo. Con un alma muy mexicana.

Rocío García: “He pasado hambre y tenido todo gracias a mi trabajo”

Similitudes y diferencias

El destino (y los directivos de Ecuavisa y TV Azteca) han hecho que entre Ecuador y México se viva un mundo paralelo gracias a la historia de Tres familias. Entre Karla Vacas Galindo (Érika Vélez) y Marisa Lezama (Rocío García) hay muchas similitudes.

- Ambas mandan en su relación de pareja.

- Son despilfarradoras.

- Quieren llegar al estrato social superior, aunque no les alcance el sueldo.

- La chica que trabaja en su casa se convierte en amiga.

Rocío

- Estudió actuación en el CEA (Centro de Formación Artística de Televisa).

- Tiene casi 48 mil seguidores en Instagram. Allí predominan las fotos al aire libre, de tipo romántico con su novio y las sesiones de fotos profesionales.

- Tiene 32 años. Nació en Argentina, pero desde los seis vive en México. Mide 1,75.

Érika

- Se dio a conocer a finales de los 90 como reina de belleza. A principios del 2000 empezó su carrera como actriz.

- Tiene 832 mil ‘followers’, con quienes comparte muchos selfis y fotos de productos de los que es imagen.

- Nació en Manta hace 35 años. Mide 1,65.

Rocío García: “He pasado hambre y tenido todo gracias a mi trabajo”

Muy enamorada

- Con el chileno Pablo Holman, vocalista de Kudai, lleva dos años de relación. Actualmente viven juntos y se describen como una pareja muy auténtica. Aunque conocía a la banda nunca les siguió la pista cuando estaban en México. Ella prefiere el hip-hop, el bossa nova y, desde que está con Holman, el metal. Lo que sí asegura es que ahora sí comprará el próximo disco del cuarteto pop.

En la Navidad pasada demostraron su explosivo cariño con unas sugerentes fotos. Su Nochebuena la pasaron en un hotel y juntos se desearon feliz Navidad con un baño de burbujas y champaña. La foto alteró las redes de ambos.

Rocío García: “He pasado hambre y tenido todo gracias a mi trabajo”

“La tele vive un momento de transición”

Luego de trabajar en cine, muchos actores creen que hacer televisión es bajar de escalón. ¿Lo considera así?

Para nada, eso es un prejuicio que existe en el núcleo de actores. Somos artistas y podemos expresarnos en diferentes medios. Si eres pintor y luego haces escultura no está mal visto. Eso no significa que bajaste o subiste un escalón. La televisión masifica mi trabajo y te acerca a la gente que no puede irte a ver al cine y comprar un boleto. Haber hecho cine es mi objetivo y no me pienso apartar de ahí, pero la tele me permite entrar a los hogares mexicanos.

México es el país que más vio Netflix el año anterior. ¿Cómo lo están afrontando las televisoras?

Está siendo un momento clave y de transición. Se están abriendo las puertas para no seguir haciendo el mismo contenido. Se están dando cuenta de que la gente ya no prende la tele. Ahora están en el momento de crecer o morir y dar chance a contenido y rostros nuevos.

Rocío García: “He pasado hambre y tenido todo gracias a mi trabajo”
TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA