domingo, 17 junio 2018
01:03
h. Última Actualización

Drew Barrymore se convierte en zombie

La actriz vuelve a interpretar a Sheila en la nueva temporada de ‘Santa Clarita Diet’. La segunda entrega de la serie se estrena el 23 de marzo de 2018.

13 mar 2018 / 00:00

Drew Barrymore ha recaído en su enfermedad más sangrienta: ser zombie. La actriz estadounidense volverá a interpretar a una madre muy gore en la segunda temporada de ‘Santa Clarita Diet’, la comedia de Netflix que muestra la cara más surrealista de los Hammonds, una familia aparentemente normal.

En la primera temporada, los Hammonds comienzan a asimilar la nueva condición de inmortal de Sheila, el personaje que interpreta Barrymore, cada vez más preocupada por seguir, en la medida de lo posible, con su apacible rutina, y evitar ser encasillada como un simple monstruo.

Pero en la segunda temporada, que debuta el 23 de marzo de 2018, Sheila y su marido, Joel, que interpreta Timothy Olyphant, verán que, pese a haber afilado su habilidad para matar sin dejar rastro, el número de desaparecidos en Santa Clarita ya no puede pasar desapercibido, y cada vez les será más difícil conseguir carne humana que llevarse a la boca.

Drew Barrymore y las dificultades de ser zombie

En declaraciones a un grupo de periodistas, entre ellos Efe, Barrymore reconoció que retomar la serie fue todo un reto, primero porque tuvo que perder peso, pero sobre todo porque le costó pasar de la actitud de “novata” de la anterior temporada a la “seguridad” que exhibe en la segunda sin dejar de ser divertida.

Barrymore explicó que durante el rodaje tuvo que mentir varias veces a sus hijos cuando le preguntaban qué era la sangre falsa que a veces tenía en el cuerpo. “Teníamos una ducha muy antigua y muchas noches no me quitaba toda la sangre y, cuando volvía a casa, mis hijos siempre me decían ‘Mamá, ¿qué es eso?¡’ y yo les respondía: ‘¿Pintura? ¡Sí, hoy estuvimos pintando en el trabajo. Así que les tenía que mentir un par de veces a la semana”, confesó Barrymore.

Para Timothy Olyphant, la serie ganó en calidad en su segunda temporada: “Las actuaciones mejoraron y se tornaron más complejas, y en este caso también más divertidas, lo que fue muy gratificante”.

“La esencia de la serie es esa extraordinaria contradicción, y es que tienes, por una parte, que matar a gente para comértela y sobrevivir, pero a la vez hay que mantener algún hilo de cordura y de normalidad mientras tiras para adelante tu familia y crías a una hija adolescente”, resumió Olyphant.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA