domingo, 22 octubre 2017
15:57
h. Última Actualización

Pau Donés: “Al día de hoy hay pocos miedos que me quedan”

19 preguntas para Pau Donés, el vocalista de Jarabe de Palo.

06 oct 2017 / 22:00

¿Qué tal fue hacer música con ‘dentaduras postizas’?

Una delicia. Los primeros pasos en el mundo de los conciertos. Éramos jóvenes, osados, y solo queríamos divertirnos. La música era la excusa, y ya ves, entonces tenía 15, y ahora, con 50, sigo haciendo lo mismo.

¿El mejor consejo recibido?

Al mal tiempo buena cara.

¿Aún conserva su guitarra Fender Stratocaster?

Sí, aunque mi primera guitarra eléctrica fue una Shiro, imitación Fender Stratocaster, me la regaló mi madre por sacar buenas notas y todavía la conservo.

¿Después de 20 años cómo sigue ‘la flaca’?

Igual que el primer día, esos quince días en Cuba permanecen muy vivos en mi recuerdo, fue mágico, platónico, trágico en algún momento. De todo queda el recuerdo que comparto desde hace 20 años con la gente en forma de canción.

¿Qué es lo que más le ha avergonzado?

La calidad que atesora el pop actual en el ‘mainstream’. Pop sin mensaje, vacío, aséptico. Cómo nos van a respetar si la música que nos representa es toda esa mierda.

¿Su mayor miedo?

Al día de hoy pocos miedos me quedan. En todo caso el miedo limita nuestra libertad, y la vida hay que vivirla con intensidad, con urgencia. El miedo pa’fuera, que hay muchas otras cosas con las que rellenar tu pensamiento y tu tiempo.

¿Ante qué situaciones es frágil?

Ante el amor de mis amadas, de mi familia, de mi gente. El amor me puede.

¿Qué le enseñó la vida?

Que la vida es una y urgente. Hay que vivir el momento a full, intensamente. El futuro no existe, hoy estás y mañana no.

¿Qué cosas prefiere verlas de lejos?

Nunca me llevé bien con el engaño, la mentira, la falsedad. Cuando los veo o los siento me aparto. Corruptos, necios, hipócritas, mentirosos, lo más lejos posible.

¿A qué sabe y huele Barcelona?

A ajo (risas). Si tú estás en una fiesta en Guayaquil y quieres saber quién es de Barcelona, huele la gente, si hay alguien que huele a ajo es de Barcelona...en Catalunya comemos mucho ajo.

¿Una dupla soñada?

No lo sé todavía, pero más que una creo que tendría varias de las que hemos hecho hasta la fecha, la que hicimos con doña Celia Cruz, un sueño.

¿Un tributo pendiente?

Los tributos huelen a muerto, y eso no me gusta. Prefiero hacer colaboraciones en vida, pero el último que me encantó fue el que hicimos para un disco-documental de José Alfredo Jiménez.

¿Qué lo pone mal genio?

Los necios, los corruptos, los mentirosos, los lameculos, como ya he dicho, no puedo con eso.

¿Un superhéroe de carne y hueso?

Óscar Camps, con su ong Proactiva Open Arms salva a los desplazados que vienen de África de ahogarse en el mar Mediterráneo mientras los europeos estamos de manos cruzadas.

¿Cómo sería su día ideal?

Un día de olas suaves, con sol y ninguna otra cosa que hacer que tomarlas y deslizarte. Me pasaría lo mismo en la nieve después de una buena nevada con la tabla de snowboard haciendo la cima de un pico y después la bajada. En otras palabras, un día en contacto con la naturaleza.

¿Si tuviera un alter ego cómo se llamaría?

Mmmmm Steve McQueen (risas).

¿Cómo vive el día a día?

Lo más full que puedo, intentando gozar del momento. No quiero que mi presente sea el tiempo que pierdo pensando en el futuro.

¿De qué se arrepiente?

Supongo que si me pusiera a pensar saldrían las cosas, pero nunca he hecho nada por lo que no haya podido pedir perdón.

¿Con quién se tomaría un trago sin importar el tiempo y el lugar?

Un trago no porque ya no bebo, pero me pasaría el día en la cama con Marion Cotillard. En nuestro libro 50 palos, editado este año, hay un capítulo donde pretendo ser su novio. Sería un día lluvioso, sin nada que hacer más que dormir, charlar, comer, hacer el amor, ver cine, retozar, pero eso sí, todo en la cama.

¿Qué sueña ahora?

En cruzar el Atlántico a vela, de Sudáfrica a Brasil y después para España y lo haré el año que viene.

A LA CARTA