jueves, 22 febrero 2018
17:58
h. Última Actualización

Yo soy Sharon, la Hechicera inició grabaciones

La serie dramática basada en la vida de la cantante Sharon está dirigida por Peky Andino. Tendrá dos temporadas.

29 ene 2018 / 11:00

El lunes 29 de enero de 2018, iniciaron oficialmente las grabaciones de Yo soy Sharon, la Hechicera, la serie basada en la vida de Edith Bermeo, la cantante, actriz y presentadora ecuatoriana conocida como Sharon, quien murió trágicamente el 4 de enero del 2015 y que impulsó la tecnocumbia.

Peky Andino, con 28 años de trayectoria en literatura, música, teatro, cine y TV, es quien dirige esta producción de Ecuavisa. No es su primer proyecto: ha participado en Dejémonos de vainas, Pasado y confeso, Historias de la zona oscura, Historias personales, Así Somos, Secretos, Gerardo Morán, el más querido y pronto estará al frente de El infierno de Eva.

En la vida de Sharon hubo pobreza, decepciones amorosas y familiares, traiciones, humillaciones, éxito, maltrato... ¿Se contará la historia real?

Es una serie biográfica dramática. Está basada en la vida de Sharon. Yo sostengo que una vida por más interesante y emocionante que sea no da para hacer una película, peor para un dramatizado de 166 capítulos. Este es un trabajo de creación de historia y nos hemos tomado algunas licencias con el permiso respectivo de los herederos. Lo hicimos para que sea divertida, entretenida y se den historias paralelas. Los años que se expondrán son 1974 (cuando luchaba por ser conocida) 78, 81, 89, 94, 98, 2003, 2007 hasta 2015.

¿Se usarán nombres reales o ficticios?

Nos hemos cuidado de no usar los nombres reales. A excepción de Sharon (Edith Bermeo) y el de Samantha (su hija). Por ejemplo Santanera no existió, pero representa a las cantantes de moda de la época. Mandrake es el villano y representa el modus operandi de los entonces empresarios artísticos.

¿Así qué tan real puede ser esta producción?

Está basada en una realidad. Ustedes descubrirán qué es lo real y qué es lo ficticio. Como ya dije, no aparecerán nombres ni escenarios reales. Negociar con tanta gente que pasó por su existencia es imposible. Se darían implicaciones legales.

Para hacer uso de las canciones se requieren los respectivos derechos musicales.

Hemos obtenido los derechos de algunas canciones. Escucharemos los principales éxitos, como Corazón valiente, porque no podemos pagarlos todos, además hay aproximadamente 14 canciones inéditas, que no grabó por falta de dinero. Ahora se lo ha hecho en la voz de Samantha. Habrá unas 20 en total.

¿Canta mejor que la madre?

(Risas) Canta. Baila mejor y tiene feeling.

No se puede decir que La Hechicera era una excelente cantante solo porque está muerta. Eso sería mentir.

Se ha cuestionado mucho la parte musical de Sharon. En el tiempo en que ella empezó a grabar, todo era diferente, el costo de los estudios eran altísimos y no existía la calidad actual. Seguramente ahora se hubiese escuchado maravillosamente. Ella estuvo en la transición de lo analógico a lo digital. Su música convocaba a bailar. La industria musical ha sido muy injusta con las mujeres.

“El tema del conflicto familiar no me pareció interesante”

Por las emociones que involucran interpretar a su madre, ¿usted no quería que Samantha Grey le dé vida en la etapa adulta?

Es muy difícil para una chica de ‘veintipico’ de años personificar a una mujer de cuarenta, aunque no es imposible porque el maquillaje ayuda. Para nosotros hubiese sido lo más fácil irnos con ella hasta el final. Simplemente quería la alternativa de una mujer más grande. Samantha la interpretará hasta los 25 años aproximadamente. Y de 30 a 40, Mafer Ríos.

Es común que para captar sintonía se incluyan escenas de sexo...

Nos interesa que la vea todo el mundo. Obviamente habrá escenas de amor e íntimas que serán tratadas con buen gusto y los límites que impone el canal.

¿La familia ha metido la mano en la historia? Quizá no le interesa que se toquen algunos aspectos como los conflictos con su hermana Tani. Sharon murió sin hacer las paces y con muchos resentimientos.

Han estado abiertos. No hemos tenido condicionamientos. Lógicamente no habrá nada en contra de la imagen. El tema del conflicto familiar no me pareció interesante, pero sí hay problemas familiares en la historia. Están expuestos como un conflicto humano. No hay buenos ni malos. Sharon era una mujer con claroscuros, no era una heroína y se enfrentó a un mundo de hombres.

¿Cuál es el costo de esta producción?

Hace un año y medio la situación legal con la familia quedó resuelta en lo referente a derechos. No puedo dar costos. Solo puedo decir que es una de las producciones más caras del 2018.

¿Por qué aceptó este proyecto?

Cuando falleció, todo el mundo hablaba de ella, en todos los estratos. En Quito me preguntaron por qué acepté este proyecto y les respondí que en estos momentos de mi vida es un trabajo hermoso, sobre una mujer que se hizo en un mundo de hombres, más allá de que haya vivido como le dio la gana.

Ahora que dirige una producción sobre ella, ¿qué ha descubierto?

Varias veces la traté cuando estaba en la cima y cuando ya no tanto. Tuvo una preparación universitaria (en Comunicación y Mercadotecnia). Nunca imaginé lo tan buena vendedora de su imagen que fue. Recalco en esta producción cómo se hizo a sí misma. Me he dado cuenta de que las mujeres eran muy duras con ella, la cuestionaban fuertemente. Es válido analizar su importancia en la cultura ecuatoriana y esta es la oportunidad, no solo fue un boom mediático.

¿Qué resultados espera?

Primero que la vea todo el mundo, es un personaje ecuatoriano. Además, que provoque una discusión, no solo en los espacios de farándula o que sea un tema que desaparezca con el tiempo. Aspiro a que Sharon se posicione como un tema de conversación, por su música popular que muchas veces ignoramos.

¿Cree que la Sierra responderá de la misma manera que la audiencia de la Costa?

El público quiteño es exigente, le molesta el estereotipo y las producciones de mala calidad aunque el tema sea cercano. Por ello tratamos de cuidar cada detalle.

A LA CARTA