jueves, 26 abril 2018
19:06
h. Última Actualización

Verónica Pinzón, en su vida nada le gana al teatro

La guayaquileña incursiona en la producción teatral con su propio emprendimiento.

18 abr 2018 / 00:00

Se dio a conocer como actriz infantil hace 11 años en la novela Súper Papá. Hoy a sus 23 años de edad, Verónica Pinzón se empodera de su carrera como actriz y decide que este será su futuro inminente. Este 2018 le tocó tomar una difícil decisión laboral, pues la comunicadora de profesión le apuesta todo a su talento artístico, ahora de la mano de su propia productora teatral.

Esta entrevista transcurrió sin prisas pero siempre con una hora fija de conclusión, pues a las 10:00 del pasado viernes tenía un ensayo general para una de las obras que protagonizará este año. El nombre clave en estos meses de su vida es Ignavi Vidal, dramaturgo español que es la cabeza detrás de las piezas teatrales que tiene Pinzón a su cargo. La que ya está en exhibición en Pop-up es Ojalá estuvieras aquí, una pieza de teatro breve, cuyos derechos de reproducción se los compraron a Vidal.


La obra cuenta la vida de dos mujeres que enfrentarán un encuentro inesperado, lo que producirá una reflexión sobre el amor y la aceptación. El reto de llevar el montaje de estos 15 minutos performáticos consiste en que Pinzón debuta como productora.

“Es totalmente un reto. Esto es dirigido por David Morejón y producido por mí bajo Salvaje Producciones. Mi trabajo consiste en que todo lo que se necesite para llevarla a cabo esté disponible”, explicó. Vero y David, quienes son pareja, llevan algo más de dos años con la productora, un reto que nació de una conversación muy casual.

“Cuando comenzamos a salir nos dimos cuenta de que nos gusta hacer cosas más allá de lo que tenemos, y mejor si esto nos da réditos. El nombre Salvaje se le ocurrió a David y así llevamos a cabo la primera muestra en el microteatro de Jaime Tamariz en Miraflores. Ya llevamos seis piezas montadas y lo de nosotros es ir probando historias y textos distintos a los que se presentan. Ir un poco contra la corriente. Por eso hicimos Por culpa del amor, la primera completamente musical, en febrero con José Andrés Caballero. Y ahora este drama. Porque hasta ahora lo que más gusta al público es la comedia” especificó.

El imparable caminar del tiempo se acercaba y los mensajes en su celular le repetían que debía asistir al ensayo para la obra El cíclope, de la cual es una de las protagonistas, y que se presentará desde el 9 de mayo en el Teatro Sánchez Aguilar. Vidal, director y escritor de esta historia, trae consigo una puesta en escena distinta. “La sala principal del Sánchez desaparece. El público ahora estará sobre la tarima, estas butacas serán el escenario. Todos estarán junto a nosotros”, adelantó la pelinegra.

Por más de 12 meses la artista estuvo más asociada al trabajo de relaciones públicas, e incluso laboraba en una multinacional en el departamento de comunicación, pero renunció. “Me di cuenta de que no hay qué reemplace el teatro en mi vida. Soy actriz, soy comunicadora. Pero es primero el arte. Incluso me han dicho para ser presentadora de TV, pero no es lo mío”. Pinzón aceptó que los ingresos y la estabilidad como artista independiente cambian, pero es el reto que por ahora prefiere tomar.

A LA CARTA