lunes, 21 mayo 2018
09:37
h. Última Actualización

Influencers: No existe el perfecto

Tener millones de seguidores no lo es todo. Hay muchas características que las marcas consideran para tener impulsadores en redes sociales.

08 feb 2018 / 00:00

En las últimas semanas las noticias internacionales han dado a conocer cómo algunos dueños de negocios han tenido problemas con personajes mediáticos de redes sociales, más conocidos en el mundo del marketing como influencers.

El más comentado fue el de un hotel de lujo en Dublín que anunció que veta a los influencers después de que una joven de 22 años le pidiera cinco noches gratis a cambio de promoción en sus redes sociales. La chica es Elle Darby, quien tiene 100 mil seguidores tanto en Instagram como en YouTube.

Ella abordó así al hotel y fue lo que desencadenó todo el problema: “Mi pareja y yo estamos planeando ir a Dublín para pasar el fin de semana de San Valentín, del 8 al 12 de febrero, y conocer la zona. Mientras buscaba lugares para hospedarme, encontré su impresionante hotel y me encantaría enseñarlo en mis vídeos de YouTube y en mis historias y publicaciones de Instagram”.

La cruda respuesta del gerente del establecimiento provocó todo un caos. “Se necesitan pelotas para enviar un correo electrónico como ese”, le respondió en un correo lleno de reproches que se hizo viral.

El caso se ha extendido a España, en donde la mayoría de los hoteles han prohibido este tipo de alianzas. En Ecuador el caso no ha llegado a estos extremos porque se ha manejado más a requisito de las marcas que por el interés de estos personajes públicos en figurar o participar en campañas.

Para Natalia Macías, country manager de la agencia de Marketing Performance, en nuestro territorio “sí existen los influencers. Puede ser una persona con un canal en YouTube, perfil de Instagram o página de Facebook pero que le guste crear contenido, y que con esto influya en la gente”, explicó. “Y usar su trabajo en una campaña sí puede traer réditos para una empresa, sean ventas, views o likes, depende de lo que se busque”, acotó.

Pero nada es perfecto: no hay quien encaje completamente en este ideal de persona para ser imagen de una marca o producto. Aunque muchos famosos nacionales no lo entiendan. Basta con ojear las cuentas de Instagram, conocido también como el escaparate mundial, de los chicos de los reality shows locales que promocionan más de un artículo en sus cuentas sin preparar la estética de este o cuidar la suya.

Lo que sí se tiene claro, según la experta, son cinco valores a considerar para establecer a un personaje como impulsador.

Número de seguidores

Este no determina la importancia o el impacto que pueda tener ante la audiencia, pero sí es más sencillo que abarque a más número de personas. La clave es qué tan cercano es con sus cientos o millones de followers. El número ideal es 1 millón para grandes marcas, pero estas se preocupan de que todos sean reales y no comprados o cuentas falsas.

Empatía

Y no es solo el responderle a su público los mensajes de cariño, también consiste en conocerlo y saber que lo usan (o promocionan), sea congruente con ellos en su nivel socioeconómico o estilo de vida.

Target

Esta palabra muy usada en marketing se refiere al segmento o tipo de personas a los que se quiere llegar. Es así que se busca un perfil cercano a los niños si se tiene un elemento para los infantes, o una presentadora de una revista televisiva si es algo para las amas de casa. Depende la edad y el nivel socioeconómico.

Credibilidad

- En redes sociales se puede hablar de todo, pero la gente que sigue a los famosos 2.0 necesitan creer en su palabra.

- La congruencia depende de la constancia y espontaneidad, como la que produce un periodista deportivo o un experto astrólogo.

- En Ecuador los escándalos faranduleros perjudican a los famosos locales para concretar campañas en sus redes.

Exposición

Ser activo en redes sociales marca la diferencia. La constancia depende de los temas, porque es mejor no postear si no se tiene nada novedoso, pero no perderse tanto como para que quienes los siguen los olviden. Un ejemplo es el de la youtuber colombiana Juana Martínez, a quien por seguir esta regla de no subir clips sin novedades YouTube la penalizó. Esto consistió en no darle notificaciones a sus más de dos millones de suscriptores del nuevo vídeo. Ella se perdió más de tres meses de esta plataforma.

Influencers: No existe el perfecto

Elle Darby. La creadora de contenido junto a su novio fueron vetados de un hotel lujoso en Dublín.

Ecuatorianos millonarios

En Ecuador la principal red social para hacer promociones con influencers es Instagram y los famosos de televisión son quienes cargan a sus espaldas el mayor número de seguidores.

Aunque para la revista Forbes, los creadores de contenido por y para redes son más valiosos, las grandes marcas y multinacionales prefieren rostros conocidos para sus productos.

En Ecuador existen nueve talentos de pantalla femeninos que alcanzan, o superan, el millón de followers, ellas son Ámbar Montenegro, Gabriela Pazmiño, Flor María Palomeque, Samantha Grey, Carolina Jaume, Sofía Caiche, Karin Barreiro, Doménica Saporiti y Adriana Sánchez. Del lado masculino los números son inferiores, pero los rostros más internacionales, como Christopher Vélez, Antonio Valencia, Danilo Carrera y Johann Vera. El único de esta lista que es un influencer nacido en las redes sociales es Johann, quien se codea con las grandes ligas como Lele Pons y Juanpa Zurita.

Influencers: No existe el perfecto

Ámbar Montenegro.

Tópico: fitness.

Followers: 1.9 millones.

Influencers: No existe el perfecto

Gabriela Pazmiño.

Tópico: entretenimiento.

Followers: 1.4 millones.

Influencers: No existe el perfecto

Christopher Velez.

Tópico: música.

Followers: 1.9 millones.

Influencers: No existe el perfecto

Antonio Valencia.

Tópico: deportes.

Followers: 1.7 millones.

TE RECOMENDAMOS
A LA CARTA