lunes, 20 noviembre 2017
01:05
h. Última Actualización

Homero Gallardo: “Los músicos también somos actores”

El guitarrista de Maluma es guayaco. El músico siente una fijación con los sombreros que ahora lo acompañan en cada show.

12 sep 2017 / 00:00

El guayaquileño vive entre aviones y hoteles. Muda constantemente de país y tiene multitudinarios shows en donde con su guitarra pone el ritmo al artista latino más popular de la actualidad.

Se trata de Homero Gallardo, un joven de 28 años que actualmente es el guitarrista de Maluma, con quien recorre toda Latinoamérica y Estados Unidos en su gira internacional.

Su vida siempre estuvo vinculada a la música. Desde los 12 años toca el instrumento que ahora es su principal herramienta de trabajo. Pero el gusto por este arte también nació en su hogar: su padre, Miguel Gallardo, fue fundador del grupo Boddega que, en la década del 70, fue un referente del rock de la ciudad. Es también con su padre que formó Maddera, una banda que toca ritmos latinos.

Recorrer el mundo haciendo música ha sido parte de su rutina durante casi un lustro. Todo dio inicio cuando se vinculó en la gira de Jencarlos Canela. Pero el negocio musical para un instrumentista cambia un poco al vocalista, él tiene la ventaja de poder trabajar con varios artistas a la vez.

“En los últimos tres años he sido freelance, por así decirlo. He producido y grabado para varios artistas pero mi principal proyecto es formar parte de la banda de Maluma. Por eso este año ha sido diferente debido a la apretada agenda”. Es de esta manera que ha colaborado con Thalía, Yandel y Ky-Mani Marley.

Su formación está basada en el jazz, pero considera que esto aporta mucho al estilo que ahora lleva la música latina. “Vivo en Miami, una ciudad tan diversa y cosmopolita y esto también influye en la música. Estamos viviendo una era que todo se fusiona. Las producciones de reguetón tienen mucha influencia anglo y todos estos elementos se unen si se consigue trabajarlos bien”.

Las visitas a Ecuador se producen esporádicamente, pero a su favor se encuentra que este año Maluma ha venido en dos ocasiones y es ahí cuando su familia aprovecha para verlo en vivo. Aún le queda una nueva presentación en el mes de octubre en la ciudad, al igual que varias fechas por Europa.

“Sin el sombrero no puedo tocar”

Recorrer casi cada día una nueva ciudad para dar un show de calidad tiene sus dificultades. Una de ellas es el cansancio, para el que Homero ya no tiene queja. “Ya me acostumbré. Es muy habitual dormir solo tres horas al día y hacerlo más que nada en los aviones. El equipo técnico es el que menos duerme”.

Estar en vivo también suele acarrear alguna situación insólita pero hasta ahora no han pasado a mayores. “En todo show puede pasar algo, pero el público nunca se entera. Es el crew técnico o los músicos que lo notamos. Una vez mi pedalera se desconectó, la pude arreglar y nadie lo percibió. Los músicos también tenemos que ser actores”, explicó.

Y en sus palabras también se vincula un poco al de su apariencia, moderna, oscura y bastante misteriosa. Esto debido a que siempre usa sombrero en sus presentaciones, tanto que confirmó “sin el sombrero no puedo tocar”. Este es parte de su performance y se siente “vacío” cuando no lo lleva.

A LA CARTA