lunes, 20 noviembre 2017
01:05
h. Última Actualización

Upper Cut: un respiro de liberación

La actriz venezolana Rosymar González interpreta a una mujer que da rienda suelta a sus pensamientos, como una suerte de catarsis ante el maltrato.

12 sep 2017 / 00:00

Durante veinte minutos el público se sube en una montaña rusa de emociones en la que la protagonista, interpretada por Rosymar González, acompañada siempre por una copa de vino y un cigarrillo, los lleva a pasear por momentos de suspenso, felicidad y angustia.

Upper Cut es una de las nuevas puestas en escena que se presentan en el espacio cultural La Bota del malecón del Salado, en la que se aborda una temática contemporánea como es la violencia intrafamiliar.

El personaje principal cuenta como su mamá fue maltratada por su padre durante su niñez, y como luego ella, años más tarde, vive la misma situación con su esposo. El propósito no es mandar un mensaje ideológico, sino que con lo visto, la gente saque su propia conclusión.

“A mí lo que me interesa es contar historias que no aburran, que hagan pensar y que diviertan a la vez. Quiero que se queden con el ‘si te hacen daño tienes derecho a vengarte’”, asegura el español Santiago Sueiras, director y escritor de la pieza.

Desde hace tres meses, él y Rosymar han venido trabajando y puliendo la obra. Cuenta que esta nació de un relato que él había escrito hace bastante tiempo, y que entre las múltiples mudanzas que ha tenido, la primera desde España hasta Ecuador, volvió a aparecer entre sus cosas y decidió adaptarlo.

Santiago, quien tenía previsto quedarse en Guayaquil unos meses, ya lleva tres años aquí, confesando que lo atrapó el caos del Puerto Principal. Además, tiene entre sus planes seguir presentando piezas de este tipo.

“Cuento una historia con el humor más ácido posible”

El director y escritor de la obra asegura que la clave está en ponerle humor a cada situación difícil que da la vida. “Vivimos en un mundo donde la realidad es más cruel que la ficción y en un mundo como en el que vivimos solo nos queda sublimar por la fantasía y es lo que hago, reírme de cosas que son bastante duras, pero reírme, reírme de mí mismo, y si es posible reírme de todo porque si no te ríes terminas mal”.

Además, afirma que trabajar con Rosymar ha sido una experiencia increíble, pues ella entendió inmediatamente todo lo que le pedía y quería, y también aportó con ideas. “Fue un proceso de creación francamente agradable”.

Upper Cut: un respiro de liberación

“La gente estaba acostumbrada a ver a Rosymar como la chica guapa, la mujer sexi, la diva”

Esta puesta en escena hace visible una faceta de Rosymar González que jamás había sido explorada, pues se trata de su primera vez incursionando en el género del drama y participando en una obra de microteatro.

Acostumbrada a trabajar y preparar un personaje con un poco más de tiempo, la venezolana revela que estaba esperando que llegue una propuesta interesante y que le apeteciera hacer, para romper con el celofán de los 90 minutos.

La experiencia de tener el público tan cerca es algo que ella disfruta, ya que dice que se alimenta de la energía de los espectadores, y a cada presentación asisten personas diferentes y no sabe qué esperar.

“Esta obra habla de liberación. Se pueden identificar tanto hombres como mujeres, cualquier persona que está viviendo una situación en donde se siente atrapada, obligada, enclaustrada, y decide liberarse. Todos tenemos el derecho de eliminar de nuestras vidas lo que no nos hace felices”.

Upper Cut: un respiro de liberación
A LA CARTA