martes, 19 junio 2018
21:49
h. Última Actualización

¿Es “puritano” el movimiento #MeToo?

Catherine Deneuve y otras cien artistas e intelectuales han firmado una carta pública editada por el diario Le Monde, en el que acusan al movimiento.

13 ene 2018 / 00:00

Catherine Deneuve y un centenar de artistas e intelectuales francesas han lanzado un manifiesto en el que critican el “puritanismo” de la campaña contra el acoso desatada a raíz del caso Weinstein, y defienden la “libertad de importunar” de los hombres, que consideran “indispensable para la libertad sexual”.

Casi tres meses después de que aparecieran las primeras acusaciones de abuso sexual contra Harvey Weinstein, uno de los productores más poderosos de Hollywood durante décadas, lo que parecía un caso aislado se ha convertido en una riada de denuncias cuyo principal símbolo es el movimiento #MeToo.

Rose McGowan y Ashley Judd fueron las primeras víctimas de Weinstein que se conocieron, pero pronto se unieron Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Asia Argento, Mira Sorvino, Rosanna Arquette, Cara Delevingne, Léa Seydoux o Kate Beckinsale. La última, la mexicana Salma Hayek, que aseguró que Weinstein incluso la amenazó de muerte.

Y muchas estrellas del cine han criticado la actitud depredadora de Weinstein, como Emma Thompson, Emma Watson, Colin Firth, Meryl Streep, Kate Winslet, Jennifer Lawrence, Jessica Chastain, Cate Blanchett, Mark Ruffalo, George Clooney, Christian Slater, Penélope Cruz o Jane Fonda.

¿Es “puritano” el movimiento #MeToo?
Catherine Deneuve y otras cien mujeres, contra el “puritanismo” sexual del movimiento feminista #MeToo.

Ahora, mientras que en Estados Unidos crece el protagonismo de los movimientos feministas, en Francia ocurre lo contrario, la actriz Catherine Deneuve y cien artistas e intelectuales firmaron un carta publicada en el diario ‘Le Monde’ en la que dicen que “la violación es un crimen, pero el flirteo insistente o torpe no es un delito; ni la caballerosidad una agresión machista”, dicen personalidades como la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la editora Joëlle Losfeld o la actriz Ingrid Caven en la tribuna.

Aclaran que “no se sienten representadas por ese feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, adquiere el rostro de un odio a los hombres y su sexualidad”, en alusión al movimiento “#MeToo” (“yo también”), que surgió para denunciar en las redes sociales casos de abusos machistas.

También se refieren a ese movimiento como “justicia sumaria”, que juzga a hombres “cuyo único error fue haber tocado una rodilla, tratado de robar un beso” o “hablar de cosas ‘íntimas’ en una cena profesional”. Si bien reconocen que el caso Weinstein dio lugar a una “toma de conciencia” sobre la violencia sexual contra las mujeres en el contexto profesional, lamentan que ahora se favorezca los intereses de los “enemigos de la libertad sexual” o de los “extremistas religiosos”.

Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

A LA CARTA