viernes, 20 octubre 2017
12:18
h. Última Actualización

Razas, etnicidades y culturas

12 oct 2017 / 00:00

    Un día como hoy, hace 525 años, Cristóbal Colón con una flota de naves arribó a tierras americanas. Fue en 1492. Se inició así lo que investigadores, historiadores y etnólogos llaman el encuentro intercultural e inicios del mestizaje interminable. Por eso hoy aprovechamos la fecha para reflexionar sobre ese proceso. No tanto respecto al significado del descubrimiento, conquista y colonización de América, sino mucho más al desarrollo y a los efectos finales que desde ahí hasta ahora ha dejado ese encuentro de dos pueblos. Especialmente en cuanto a las relaciones y productos raciales, étnicos y socioculturales.

    Mucho se dice del coloniaje y los efectos socioeconómicos, sobre todo laborales (como lo señaló Bartolomé de las Casas y otros). Pero es necesario tener una perspectiva renovada en el ámbito sociocultural. Desde ahí hay que valorar los efectos positivos que tal encuentro generó. Particularmente en lo que se refiere a la incorporación de estas tierras y sus habitantes a la cosmovisión del mundo occidental: idioma, religión, instituciones, costumbres, literatura, poesía, música, artes, ciencia, tecnología, tradiciones, mitos, rituales, etc., que hoy son parte esencial de una diversidad interminable de aspectos fundamentales que se expresan en la vida cotidiana de todos los hispanoamericanos.

    En el Ecuador y Guayaquil aborigen, que ya para esos tiempos tenían una rica biodiversidad física, medioambiental y de ecosistemas, así como de culturas y etnicidades, la llegada de los españoles multiplicó y enriqueció dicha diversidad. Incluso generó un proceso de mestizaje perpetuo que aún a cinco siglos de haberse dado el encuentro sigue produciendo hechos y relaciones que son necesarios repensar y valorar adecuadamente.

    Para esto qué mejor que recordar la frase del aguerrido dirigente indígena Túpac Amaru, quien ya en tiempos coloniales decía: “Vivamos como hermanos y congregados en un solo cuerpo. Cuidemos de la protección y conservación de los españoles, criollos, mestizos, zambos e indios, por ser todos compatriotas, como nacidos en estas tierras y de un mismo origen”. Esta es una idea sobre la cual hay que reparar e insistir porque desde el 12 de Octubre de 1492 el mestizaje y la cultura mestiza son parte del ser nacional, regional y local.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA