miércoles, 26 julio 2017
12:25
h. Última Actualización

Peligro: ascenso del microtráfico

17 mar 2017 / 00:02

    La droga, en sus diversas formas de producción, comercio y consumo se ha instalado en el mundo. La tranquilidad de hogares, niños, jóvenes, adolescentes, hombres y mujeres ya no es la misma. La drogadicción y el asedio de los vendedores de la destrucción y la muerte son una modalidad de embestida y amenaza permanente para todas las sociedades. No hay país ni sistema socioeconómico y político que no esté afectado por su incidencia y por sus comerciantes: los macro y microtraficantes. Esto los ha convertido en los nuevos jinetes del Apocalipsis, que amenazan la salud y la vida de las sociedades. En el Ecuador hay muestras, evidencias, signos y cifras de ello. No hay momento en el que los macro y microtraficantes no estén en las crónicas diarias. Parece que, cotidianamente, han decidido ser portadores de malas noticias, en vida y muerte, de quienes caen en sus redes y mortales garras. Es un hecho que no admite discusión: el país, las autoridades, las instituciones de vigilancia, la policía y cualquier ciudadano común, sabe que declararle la guerra a muerte al narcotráfico es parte fundamental de la defensa de la vida de los ecuatorianos. Por eso desde esta tribuna siempre hemos aplaudido, y los seguiremos haciendo, la importante lucha que realiza la policía para enfrentar y terminar con este flagelo de la humanidad.

    Sin embargo, ese gran esfuerzo policial no basta. Cada vez más, los macro y microtraficantes no solo que emplean métodos de mayor y mejor tecnología y sofisticación, sino que prevalidos de su poder, actúan con mayor audacia y hasta con cierta impunidad. Por eso la noticia de fuentes policiales de que en solo dos meses hay 1.641 detenidos en el país por microtráfico, asombra. Este es un hecho que debe preocupar a todos. La misma fuente dice que en esos meses se han incautado 13 toneladas de droga. De estas, 2,77 estaban destinadas al consumo interno. Tal cifra es alarmante. Significa que el número de traficantes de la muerte y destrucción de la vida de adolescentes y jóvenes sigue en ascenso. Frente a esto es imprescindible que la policía tenga el respaldo necesario para que su excelente labor en este campo siga produciendo los buenos resultados que hasta hoy exhibe. Si el microtráfico se incrementa significa que podemos perder la guerra en defensa de la salud y la vida de los jóvenes.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA