martes, 25 abril 2017
01:27
h. Última Actualización

La calidad de las OO. PP.

19 mar 2017 / 00:02

    Alejándose circunstancialmente del análisis de los acontecimientos surgidos en el ámbito de la actual campaña electoral, que ya está a dos domingos de su culminación, bien conviene ir haciendo camino a las múltiples rectificaciones que se esperan del nuevo gobierno, cualesquiera que este sea.

    En efecto, cuando parecería que la promoción de los candidatos finalistas, abstracción hecha de las mutuas acusaciones que entre nosotros se dan como permanente actividad previa al cierre de la contienda, no conllevará mayores novedades, resulta importante no dejar de resaltar las falencias de lo previamente actuado, a fin de procurar superarlo.

    Más allá entonces de la lucha contra la corrupción, que está en la base de la mala calidad de las obras públicas, dado que la creciente exigencia de coimas deteriora el cumplimiento de las normas que garantizan la calidad de su ejecución, muchos profesionales del ramo están recomendando incluso mejorar dicha normativa.

    Se ha señalado, por ejemplo, que las normas antisísmicas deben considerar que en el Ecuador y sus diversas regiones ocurre una sismicidad mayor de la aceptada y por ello las edificaciones tienen que realizarse dotándolas de una resistencia superior y manteniendo estricta vigilancia de que se cumplan durante el proceso de construcción. Bien ha hecho por ello el Municipio de Guayaquil en realizar un convenio con la Cámara de la Construcción, a fin de encargarle dicho impostergable propósito.

    Igual consideración deberá de hacerse en lo concerniente a la construcción de carreteras. La “fiscalización” cumplida por inviernos cada vez más fuertes ha dejado ver que en muchas de las vías inauguradas como símbolo del nuevo país, no se habían modificado los trazados previos, ya evidenciados como defectuosos, y la nueva obra únicamente se limitó a mejorar la capa asfáltica depositada sobre la anterior. Como consecuencia de lo anotado, pronto ese enemigo del asfalto que son los depósitos de agua acumulados por la ausencia de un adecuado drenaje, han hecho su trabajo y caminos con poco tiempo de inaugurados han vuelto a estar prácticamente inservibles.

    Por el estilo, cuando el transitorio auge económico debió al menos permitir dotar al Ecuador de infraestructura adecuada, en mayo mucha de la obra pública acusará un franco y lamentable deterioro.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA