domingo, 22 julio 2018
15:54
h. Última Actualización

El destino de Guayas

14 jul 2018 / 00:00

    La provincia, a lo largo de su historia, registra un proceso de evidencias particulares. Pocos conocen que la actual Guayas tuvo una extensión que abarcaba casi toda la región litoral y que incluía su costa marítima hasta Esmeraldas. Así lo registran las diversas cartografías e informes de funcionarios coloniales y republicanos. Sin embargo, por la ausencia de una visión geopolítica y estratégica de ella, de su capital, de sus cantones y de sus dirigentes, se han producido pérdidas territoriales. Muchos no lo admiten, desconociendo que es imprescindible contar con una política de protección y defensa. ¿Por qué Guayas se ha ido desmembrando hasta llegar a los actuales 17.139 km2? Es necesario establecer cuáles fueron los factores jurídicos, políticos, administrativos, orgánicos, etc., que determinaron la ausencia de una visión estratégica que hubiese permitido conservar la integridad territorial. Las explicaciones de dirigentes de gobiernos locales y de las élites empresariales, sindicales, culturales y de otro orden, no han logrado justificar las sucesivas pérdidas. Pero este no es el único problema que arrastra la provincia. También están los referidos al dragado de sus principales ríos: Daule, Babahoyo y Guayas; la calidad de la educación, colegios técnicos y de oficio, etc. Además, los distintos cantones y parroquias aún no se articulan unitariamente en una línea que garantice su desarrollo. Las causas son múltiples. La fundamental radica en el predominio del localismo, el populismo y diferentes manifestaciones de caudillismo, todo lo cual ha debilitado y mermado las capacidades y posibilidades de reacción efectiva a la hora de buscar e impulsar un posicionamiento estratégico.

    Los diversos sectores (económico, sociopolítico, etc.) que forman esta provincia tendrían que reunirse, discutir y llegar a acuerdos puntuales que lleven a elaborar un programa y hoja de ruta que permita saber hacia dónde debe ir Guayas. Esta es una tarea que no se puede posponer y un desafío que involucra a todos sus habitantes. La ciudadanía debe comprender el destino histórico de Guayas, pues el mañana está en sus manos. Se ha confiado mucho en los políticos y estos no han sido capaces de proporcionar perspectivas futuras. Es hora de que la sociedad cuestione con urgencia esas inacciones: muchas necesidades siguen insatisfechas. Esperamos que las fuerzas vivas provinciales perciban la importancia de que Guayas tenga una visión estratégica de su destino.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA