miércoles, 17 enero 2018
19:30
h. Última Actualización

¿Y los partidos?

02 ene 2018 / 00:00

    Una democracia es incompleta si no cuenta con un sistema de partidos, o si este no es nada más que una formalidad. En el caso nuestro, los últimos diez años han sido una experiencia de debilidad partidaria frente a una organización que, surgiendo al amparo de expectativas sociales de cambio, terminó por apoderarse del Estado y hacer de la institucionalidad su estructura de proselitismo. Antes del advenimiento del “correísmo” estas organizaciones vivían una situación extremadamente crítica.

    Con “bases” inexistentes, orientaciones ideológicas desdibujadas, y liderazgos con casi ninguna credibilidad, la llegada de la “revolución ciudadana” terminó por arrumarlas en un estrecho espacio del que aún no han logrado salir. El resultado de las últimas elecciones, en que los votantes se dividieron mitad por mitad, no significó, de ninguna manera, que la opción que quedó en segundo lugar haya sido, en ese momento, una alternativa partidaria. La candidatura de Guillermo Lasso fue una posibilidad cierta, pero no por ello CREO habría sido el instrumento en condiciones de agrupar a un sector considerable de las fuerzas de oposición. Los resultados logrados por aquel, leídos e interpretados de modo objetivo, fueron, sobre todo, un pronunciamiento en contra del gobierno de Correa, pero no una adhesión a CREO, que más que un partido fue un eficaz mecanismo de campaña.

    Así, para las perspectivas de la derecha, las circunstancias aún son complicadas, más todavía si se considera inamovible la decisión del liderazgo socialcristiano por coaligarse con esa organización y consolidar las posibilidades de fortalecer la tendencia.

    En la izquierda la situación es también crítica. Una multiplicidad de tiendas y casi ninguna señal de identidad. Un vacío que pretende ser llenado con la exhibición de figuras, repetición de consignas y denuncias, pero ningún soporte propositivo o ideológico con el peso suficiente para convertirse en iniciativa orientada a sumar convicciones y colectivos.

    Una tarea que deberá concretarse.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA