domingo, 17 junio 2018
14:19
h. Última Actualización

Vergüenza nacional

13 mar 2018 / 00:00

    Vergüenza nacional es la que sentimos los ecuatorianos decentes con todas estas revelaciones y denuncias, acompañadas de documentos probatorios, que han salpicado a varias autoridades que sirvieron al gobierno de la década perdida. ¡Qué poca sangre en la cara tienen algunos involucrados en estos hechos bochornosos, pues la dignidad obliga a dar un paso al costado! Lamentablemente, no es el caso de nuestros políticos, quienes se niegan a desprenderse de la teta, agarrándose como garrapata en lomo de perro fino, pues saben que sin poder, serán sometidos a procesos legales de pronóstico reservado.

    A la Asamblea, por decencia, no le quedó más que destituir al “compadrito querido”, luego de las ofensivas e indignantes intervenciones en la Casa de la Democracia, que solo terminaron de insultar la inteligencia de los ecuatorianos. Ahora resulta que el excontralor, respirando por la herida, recién sale a señalar públicamente los nombres de los responsables de un sinnúmero de fechorías que se perpetraron durante la década pasada, afirmando públicamente ahora que su compadrito es “un cínico”.

    Lo más delicado de todo esto es que entre los múltiples denunciados unos están presos, otros andan escondidos, algunos por los techos y otros cuantos son funcionarios del actual gobierno. Muy grave es que el presidente de la República no inicie una zafra, sin ningún tipo de miramiento, para zafarse de todos estos funcionarios que de una u otra manera han estado relacionados y expuestos a estos casos claros de corrupción. Si no hace nada, puede dar la imagen de corresponsable o de tener algún compromiso que le impide tomar decisiones radicales al respecto, pues él sabe exactamente de quién debe librarse y contra quiénes tiene que iniciar procesos judiciales por tráfico de influencias y un chorro de delitos más.

    Esperemos que el Consejo Transitorio de Participación Ciudadana arranque de manera inmediata el recambio de autoridades judiciales, para evitar que continúen las prácticas y mañas, que reinaban en el grupo delincuencial de la década perdida.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA