jueves, 23 noviembre 2017
15:07
h. Última Actualización

¿Una ADE de hecho?

19 mar 2017 / 00:02

    El Ecuador económico y sociopolítico actual vive un punto de quiebre. Hay evidencias que prueban que si no superamos este siniestro “ensayo y extravío” de una supuesta “revolución” (¿?) que desciudadanizó sociedad y democracia, no hay futuro. Por esto hay que comprender que estamos ante una reedición de una Alianza Democrática Ecuatoriana (ADE), de hecho.

    La ADE del pasado (frente político pluripartidista y multiclasista) lo creó la coyuntura 1943-1944. Fue una necesidad histórica para recuperar la libertad, la democracia y terminar con la tiranía de Arroyo del Río, apropiado de todos los poderes: Ejecutivo, Legislativo, Judicial, Electoral.

    La actual surge de hecho. Es reacción y salida al totalitarismo correísta. Por esto cabe preguntarse por qué se ha producido un retorno del pasado que reedita (de hecho) una ADE electoral, en estado práctico. Saberlo significa comprender que la constitución de este “frente democrático electoral” permitiría recuperar, igual que en el pasado, la democracia, las libertades públicas y terminar con el autoritario despotismo del correato y la RC.

    Sobre esto se puede argumentar mucho. Los hechos, como el totalitario manejo del poder absoluto y la desciudadanización de la política, la sociedad y las instituciones que impuso la RC, lo determinan. Del lado del correísmo autoritario y la RC, asustados, se lo puede entender. Pero hay que saberlo mejor del lado de las fuerzas que se agrupan con Lasso. ¿Perciben y comprenden esto?

    Muchos piensan que este hecho-proceso tiene una tarea básica: reconstruir la nación desde la sociedad y los nuevos tiempos globalizados, en un marco de unidad multiclasista y pluripartidista. Esto requiere entender que el deterioro político de la democracia y el ejercicio del poder totalitario de la RC deben terminar.

    Es positiva y necesaria la creación de esta “singular ADE” contra el correato. Mejor si se prolonga en el tiempo. Es preciso y urgente sostener esta convergencia más allá del 2 de abril, pues las amenazas de Correa contra la democracia lo demandan. ¿Es posible hacerlo? Nadie lo sabe. Pero es imperioso cambiar esta historia de falsía y caudillismo perverso de la RC.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA