miércoles, 20 junio 2018
01:06
h. Última Actualización

Un año más... un año menos

03 ene 2018 / 00:00

    En el título de este artículo, el primero del 2018, nos toca repetir la paradójica expresión ante un momento lleno de expectativa por lo que sucederá en los próximos 365 días y la certeza de que nuestra vida se va gastando ante la severa mirada de Cronos. En nuestro país, tras la quema tradicional del muñeco -que ahora ha dejado de ser de elaboración familiar para convertirse en una mercancía ofrecida en calles y plazas, ya no solamente con figuras políticas sino, sobre todo, con los personajes de los cómics o de las historietas de ciencia ficción que nos presenta la TV-, nos encontramos en una situación llena de suspenso, a lo Hitchcock, siendo que el día de ayer “expiró” Jorge Glas como segundo mandatario de la nación, tras una obligada ausencia de tres meses en sus funciones (encarcelado, además), y este miércoles, tal como lo ha ofrecido Lenín, desde Carondelet se enviará a la Asamblea la terna de la que se escogerá al sustituto de quien tuvo en sus manos, para desgracia suya, los sectores estratégicos de la patria, en donde se han descubierto, por miles de millones de dólares, esas “filtraciones” que produce la endiablada corrupción.

    Este suspenso, por supuesto, se produce ante el deseo de saber cuáles han sido los 3 ciudadanos escogidos para integrar la papeleta sobre la que tendrá que decidir una legislatura que, luego de bastante tiempo, cuenta ya con una “mayoría móvil”, por lo que no se puede dar por seguro qué decidirá la que en el pasado actuó como “aplanadora”. Y es posible que se incluya esta vez el nombre de una fémina, que bien pudiera ser la misma Alejandra, que en forma ocasional ha venido ocupando el cargo vicepresidencial desde que a JG lo pusieron “bajo sombra”. También apareció desde el comienzo como uno de los candidatos con más chance el propio titular de la Asamblea, Pepe Serrano, que se ha ido “descorreizando” poco a poco.

    Faltan solamente horas, pues, para que se nos revele el secreto guardado. Y días, también, para que sepamos qué funciones se le adjudicarán al “vice” que en un pasado remoto era también presidente de lo que se llamaba Congreso, con cámaras alta y baja. A tener paciencia, pues, y a no hacerse muchas ilusiones.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA