martes, 22 agosto 2017
01:05
h. Última Actualización

Sobreexaltados galardones

20 may 2017 / 00:00

    Pensar que cuando un gobierno concluye su gestión todo ha sido bueno o todo ha sido un desastre, sin duda que es exagerar y perder la objetividad que se requiere para poner las cosas en perspectiva. Es verdad, desde nuestra óptica, que el asunto de mostrar lo realizado en el campo educativo ha sido emocionalmente tratado, sobredimensionado y llevado más allá de sus ciertas realidades, pero es claro que ha habido buenas realizaciones.

    En efecto, a primera vista y sin entrar en el detalle numérico, podríamos decir que los tres mandatos que se suceden en la década que está concluyendo han construido más locales escolares que en ninguna otra etapa: las unidades educativas del milenio, las repotenciaciones, los colegios réplica, están ahí a la vista de quien quiera verlos. El problema pasa porque solo la infraestructura no hace calidad educativa.

    Elevar los sueldos del magisterio fiscal podría considerarse como otro mérito gubernativo, lo lamentable es que se abusó del contrato y que el profesor fue agobiado en tareas burocráticas; en este punto debemos decir que fue penoso el que se interrumpiera el programa de capacitación que se realizaba masivamente para actualizar al docente público. La calidad no creció.

    La mejora de la atención al público en los distritos, en ambientes más agradables y cordiales, debe también ser resaltado, aunque no siempre los problemas fueron resueltos y estas instancias burocráticas se convertían solo en buzones de trámite para niveles superiores.

    De las cifras y estadísticas no nos queremos hacer cargo porque el objetivo fue más bien el de demostrar más allá de la verdad, que la mejora era casi absoluta en aprendizaje, en cobertura, en no repitencia y promoción de estudiantes a grados o cursos superiores. En todo caso, sobre ellos el tiempo hablará cuando esos estudiantes deban rendir pruebas de ingreso a universidades o institutos tecnológicos.

    Educa, ese programa radial manejado por el ministerio, constituye acaso su mejor proyecto, tal vez porque fue entregado a expertos a los que no se los agobió tanto con dependencias burocráticas e ideológicas.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA