miércoles, 29 marzo 2017
19:56
h. Última Actualización

¿Síntomas de decadencia?

15 ene 2017 / 00:00

    Nadie sabe cuándo comienza la decadencia en los países, se intuye; lo que no se cuestiona es que llega a los grandes poderes. Está en la historia desde hace más de 3.000 años a. C. Es un proceso muy lento en desarrollarse, inicia por donde no se espera. En el caso de las ciudades-estado italianas, arrancó por cambios de actitudes de los capitalistas en la clase de inversión que preferían. Optaron por no poner su dinero en inversiones comerciales e industriales, prefirieron ser rentistas, vivir sin esfuerzo. En Inglaterra se dio porque comenzó a cuestionarse el sistema capitalista, se crearon leyes que desalentaron el emprendimiento y la chispa se fue apagando.

    En los últimos dos decenios del siglo pasado empezó a escribirse que el inicio de la decadencia de Estados Unidos comenzaría a partir de las primeras décadas del siglo XXI. El país no estaba exento de lo sucedido en el pasado. Estoy atento de lo que sucede en Estados Unidos desde hace más de medio siglo y observo que hay cambios radicales en los últimos decenios en ciertas áreas: forma de hacer política, la calidad de los partidos políticos y rol que tienen en la legislatura.

    Durante más de dos siglos los tres poderes trabajaron al unísono, como reloj suizo y el Legislativo estuvo muy cerca del pueblo. Desde la administración de George Bush hijo, el poder Legislativo comenzó a fallar, los legisladores de ambos partidos asumieron posiciones antagónicas y el Ejecutivo tomó medidas arbitrarias; se agravó en la administración de Barack Obama. La capacidad de entenderse fue reduciéndose. Terminó en pugna abierta, como nunca antes se había visto entre los partidos, lo que se tradujo en lentitud en promulgar leyes, y el presidente usó ciertos poderes -acciones ejecutivas- para pasar disposiciones sin la aprobación del Congreso. Todo esto derivó en la peor campaña presidencial en la historia de ese país, con dos candidatos, Hillary Clinton y Donald Trump, que no eran dignos de ocupar un cargo tan importante para el mundo.

    Por primera vez los estadounidenses tuvieron que elegir estilo Latinoamérica, al menos malo. Continuará.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA