viernes, 23 junio 2017
15:14
h. Última Actualización

Respeto y transparencia

27 feb 2017 / 00:00

    En nota de prensa de diario El Comercio del 24 de enero del presente año, Néstor Marroquín denunciaba “la falta de depuración del padrón electoral, razón por la cual un número importante de fallecidos aparecían como votantes habilitados en el padrón a utilizarse en las elecciones del 19 de febrero del presente año”. Marroquín manifestaba que “como exauditor informático de las organizaciones políticas, según sus cálculos podrían existir 11.867 personas con doble cédula, 519.000 números de cédula sin dueño y aproximadamente 450.000 personas desaparecidas”. Según Marroquín, “la sumatoria de lo anterior, representaría más o menos el 7 % del padrón equivalente a un millón de personas; es decir, un millón de posibles votantes”.

    La exdirectora del Consejo Nacional Venezolano, Ana María Díaz, veedora del proceso electoral en el Ecuador, según nota periodística de Ecuador en Vivo, denunciaba que “aproximadamente 500.000 empadronados no tenían soporte alguno”.

    Ya durante el proceso del sufragio, también se dieron denuncias por redes sociales y en medios televisivos, de la existencia de actas “supuestamente premarcadas”; así como de que constaban en el padrón electoral extranjeros con menos de cinco años de permanencia, los cuales legalmente no reunían el requisito (de los cinco años) de haber permanecido en el país, para poder ejercer el derecho al sufragio.

    Todos estos hechos han tejido una tela de duda sobre la legitimidad de los resultados del sufragio, sobre todo cuando hemos estado distraídos con la incertidumbre de si se daba o no una segunda vuelta para la elección presidencial; mientras, las curules de la Asamblea se teñían mayoritariamente de verde flex, pese a que más del 60 % de votantes no eligieron al candidato del continuismo.

    Antes del 2 de abril deben despejarse las dudas de si los muertos, los doblemente cedulados, los desaparecidos, etc., votaron o no. Los ecuatorianos exigimos respuestas por legitimidad de los asambleístas electos, por transparencia del proceso electoral y sobre todo por el respeto a la voluntad ciudadana.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA