viernes, 22 junio 2018
22:49
h. Última Actualización

Por una nueva LOES

12 mar 2018 / 00:00

    En el artículo de la semana pasada reflexionábamos sobre los grandes desafíos de la educación superior en el país: cobertura y calidad. No puede darse la una sin la otra.

    Para las reformas universitarias del siglo pasado constituían un dilema irresoluble. O una u otra. Ahora el problema no existe gracias a la tecnología de última generación, utilizada en las universidades a nivel mundial, transformando drásticamente, las condiciones del saber, de la docencia y de la investigación.

    Es un cambio radical que ha pasado inadvertido entre nosotros, sometidos por la LOES actual y sus reglamentos, obligados a satisfacer interminables requisitos burocráticos, sin considerar los resultados ni a los supuestos beneficiarios de las exigencias.

    En la reunión celebrada el pasado jueves 1 de marzo ante los representantes de los órganos de control del Estado y los rectores de las universidades del país, se explicó la necesidad de cambiar el actual modelo centralizado de universidad, enemigo de toda diversidad, rígido y preocupado más de prevenir y detectar infracciones que de responder a las nuevas reglas de juego vigentes en el mundo y en América Latina.

    Esta ha sido una de las herencias más negativas para las universidades del modelo de la actual LOES: aislarlas del mundo internacional de la educación superior, donde se está realizando lo que Claudio Rama llama la III Reforma Universitaria.

    Entra aquí en juego la tecnología como personaje inesperado pero poderoso, de esta dimensión internacional. Esto es lo que hace verdaderamente mundiales a las universidades e instituciones de enseñanza. Su presencia es impensable, por lo que se debe dimensionar adecuadamente, la capacidad transformadora de la tecnología, que no existió ni en los tiempos de la evocada reforma de Córdoba ni tampoco en los días del libre ingreso.

    Se requiere un nuevo modelo de universidad, diverso y revolucionario en las formas de enseñanza-aprendizaje, salvo que queramos ser diluidos por la potente presencia de las universidades internacionales, que ahora son ubicuas.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA