miércoles, 29 marzo 2017
23:31
h. Última Actualización

País polarizado

22 ene 2017 / 00:01

    Hoy Estados Unidos se encuentra dividido en todo sentido, como pocas veces en su historia. En lo político, la mitad de la población está a favor, la otra en contra del presidente Donald Trump. Es tan preocupante la situación que en la semana hubo un especial titulado Estados Divididos de América en Frontline, portal con excelentes documentales. Duró cuatro horas; está disponible en Frontline.com. El título dice todo, el gran país está desunido. Costumbres, tradiciones, normas y conducta en la política y otras áreas empezaron a cambiar para mal. Si los padres de la patria se presentaran, estarían abochornados de lo que sucede. El populismo y salvadores de la patria se han apoderado de la política, al estilo latinoamericano. Ni en la Gran Depresión Mundial Roosevelt se dio de redentor. La mala política se ha globalizado y contagiado a Estados Unidos. Hay actitudes antagónicas en política de inmigración, unos alcaldes de ciudades quieren protegerlos, otros, encabezados por Trump, deportarlos; la división entre negros y blancos va en aumento. Ahora China da lecciones de globalización a EE. UU.

    La polarización se da cuando algo anda mal en un país. Es el caso de Ecuador. La mitad de la población está genuinamente convencida de que Rafael Correa es el mejor presidente que hemos tenido, la otra mitad cree que es el peor; la mitad habla de la década ganada, la otra mitad de la perdida. La polarización existe en el tema de calentamiento global, aborto, etc. Los asesinos en serie han proliferado en lugares donde cometen sus atrocidades: escuelas, universidades, empresas, centros comerciales, etc. Estos asesinatos se están mezclando con los actos terroristas. Por siglos Estados Unidos fue primero en lo que interesaba al mundo; ahora está siendo primero en lo que no interesa al mundo. Dentro de este entorno preocupante surge un personaje que, usando una expresión estadounidense es un “loose cannon”, persona impredecible e incontrolable, capaz de hacer grave daño. Se trata de Donald Trump. Sin haberse posesionado ya había abierto múltiples frentes en cada uno de los continentes. Continuará.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA