domingo, 22 octubre 2017
01:05
h. Última Actualización

Ópera alemana

11 oct 2017 / 00:00

    Como tradición reconocida internacionalmente se inició con La Flauta Mágica de Mozart en 1791. La ópera Italiana nació en 1600 y la francesa alrededor de 1669. Le tomó casi 200 años a la ópera alemana iniciar su desarrollo, ¿por qué?

    * El espíritu nacional. La naturaleza de la clase artística e intelectual alemana. A pesar de que la ópera italiana era un entretenimiento popular en las cortes de Alemania, los excesos de estas en cuanto a temática y presentación no encajaban con la más seria e intelectual comunidad artística germana. El espíritu nacional no se sentía atraído por la ópera italiana

    * Lenguaje. La ópera italiana del siglo XVI y del XVII estaba dominada por los cantantes. El idioma italiano con sus vocales y consonantes claras y resonantes permitían un tipo de canto melismático y ornamentado (coloratura) de clara articulación, que fue el que se estableció como el prototipo del canto operático.

    En francés las consonantes no son tan claras y se arrastran, por lo tanto el melisma no es perfectamente posible y Francia desarrolló por ello su propio estilo operático (arias sin coloratura y recitativos melódicos).

    El alemán es una lengua dominada por las consonantes fuertes, por articulación explosiva con pobres vocales. No es una lengua en el que melisma es posible. Es gutural; no se presta para sílabas sostenidas, por lo tanto es silábico.

    Expresemos la frase Te amo en varios idiomas y oigamos como suena

    * Latín: Ego amo te

    * Italiano: Ti amo,

    * Francés: Je t’aime (ye tem)

    * Inglés: I love you (ai lov yiu)

    * Alemán: Ich liebe dich (ig libe dig, muy gutural)

    Por lo tanto, en Alemania se tenía que esperar hasta que se desarrolle una técnica de canto propia que no se derive ni de la ópera italiana ni de la francesa.

    La verdadera ópera alemana (en términos de estilo de canto y el tipo de historias a las que se le pone música) tuvo que evolucionar de raíces nativas alemanas y no de imitaciones y adaptaciones de tradiciones operáticas italianas, como lo pudo hacer la ópera francesa.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA