domingo, 17 junio 2018
09:13
h. Última Actualización

No es la gente, es el modelo

13 mar 2018 / 00:00

    La decisión de la Superintendencia de Compañías de enviar a disolución a Gamavisión, comprobó una vez más que el Estado es un pésimo administrador de empresas. Pérdidas acumuladas enormes, incumplimientos tributarios, gastos inmensos no vinculados a ingresos, información atrasada y lo que es peor, la ausencia de imputados que den la cara a los contribuyentes por lo que ha pasado. ¿Cuántas historias más como estas vamos a seguir financiando los ecuatorianos con nuestros impuestos? Para citar varios casos visibles: TAME, desde que recuerdo está en proceso de reestructuración, y seguro “ahora sí será rentable”. Ferrocarriles del Estado, lindo y romántico proyecto con algunos cientos de millones de dólares de inversión, que pierde y perderá plata porque no es un mecanismo de carga y transporte de pasajeros, sino de turismo para un segmento muy alto. Telefonía móvil estatal, borrada por la competencia luego de enormes inversiones. Así podríamos enumerar caso por caso: la refinería, bananeras incautadas, ingenio, bienes inmuebles productivos, haciendas, etc., donde se ha destruido capacidad productiva, empleo y la posibilidad de que el mismo Estado se nutra de impuestos.

    Salvo el caso del Banco del Pacífico, que se ha mantenido hasta ahora con el esquema de empresa privada, el resto de entidades no competirían ni serían rentables bajo criterios de mercado. El tema de la eficiencia no tiene que ver con las personas, tiene que ver con el sistema que cobija las decisiones productivas y administrativas, los riesgos asumidos, las imputabilidades y la rendición de cuentas. Bill Gates también sería un gestor fracasado de una empresa cubana; así de sencillo. Además de ineficiente, al concentrar poder, el sistema de planificación central premia el inmovilismo y castiga asumir riesgos, provocando corrupción. Sin duda hay “travesuras” en todos los sistemas, pero la planificación central las asegura.

    Qué ironía: los cuatreros, en los casos de empresas públicas donde se han levantado la plata de nuestros impuestos, deberían de culpar al “modelo” y así suplicar clemencia a los jueces.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TAGS:

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA