jueves, 23 noviembre 2017
01:04
h. Última Actualización

No a la violencia electoral

12 mar 2017 / 00:00

    Desde antes del 19F, algunos sentimos un resquemor creciente frente a cómo iban subiendo de tono los insultos en la campaña electoral y, posteriormente, con la lenta presentación de los resultados parciales finales de las mismas por parte del CNE, que acrecentó las sospechas infundadas de fraude y, por ende, se iniciaron las movilizaciones y plantones, principalmente en Quito y Guayaquil, en las sedes de la máxima autoridad electoral.

    Líderes irresponsables avivaban el fuego para que se acreciente y ¡quemar la casa para salvar los muebles!, u ofendiendo torpemente a alguna provincia que había votado mayoritariamente por el otro candidato. Los ánimos caldeados solo se aplacaron cuando hubo la proclamación de resultados. Aunque después, las tres respetables instituciones internacionales encargadas de supervisar el proceso eleccionario dieron buenos informes del mismo.

    Este sucinto resumen nos permite hacer la siguiente lectura para la segunda vuelta electoral:

    1.- Las acusaciones de fraude han sido una inculpación corriente desde 1979, cuando volvimos al régimen constitucional, hasta ahora en nuestras elecciones, generalmente infundadas, es la instrumentalización de los miedos del perdedor. Hay que exigir transparencia, pero sin caer en provocaciones antidemocráticas. Al respecto señala Fernando Coronel, jefe de campaña de CREO: “Y hay uno (acierto) que no fue visible sino hasta la elección, que fue el control electoral. Haber logrado que los datos del exit poll de Cedatos, del conteo de Participación Ciudadana, del nuestro y el resultado del CNE coincidan milimétricamente fue posible por este trabajo” (El Universo, 27 de febrero de 2017).

    2.- La violencia tiene múltiples manifestaciones, se la debe repudiar venga de donde apareciere, sea de la sociedad, del Estado o la economía. Se la debe perseguir de manera firme y legal, por ningún motivo se la puede aceptar en coyuntura electoral como sucedió.

    3.- Hacemos nuestra la exhortación del arzobispo Luis Cabrera, que pide a los candidatos “paz, respeto y diálogo”.

    colaboradores@granasa.com.ec

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA