martes, 19 junio 2018
01:02
h. Última Actualización

¡Muera la inteligencia!

14 jun 2018 / 00:00

    Una noticia en estos días narraba cómo miles de libros nuevos de educación básica que el Ministerio de Educación (sí, así es, el Ministerio de ‘Educación’) debía entregar a estudiantes del país, habían sido vendidos al peso a una recicladora de papel de la provincia de Imbabura por el monto total de 120 dólares.

    Desde el Ministerio se emitió un comunicado donde se indicaba que el material pedagógico era “desactualizado”, ya que correspondía a los años 2010-2014. De esto surge una pregunta: ¿puede desactualizarse un material de educación básica en unos pocos años? Al parecer el asunto concluyó con el despido de dos funcionarios... y aquí no ha pasado nada.

    Este incidente me trajo a la memoria hechos como la quema de libros -desde el emperador Diocleciano, pasando por Savonarola hasta Pinochet- o el romper o quemar públicamente ejemplares de periódicos, tal como sucedió en la década pasada en nuestro país.

    ¿Hay alguna diferencia significativa entre vender libros al peso para ser reciclados como papel de desecho, quemarlos, romper diarios, o sugerir que estos sirven únicamente para madurar aguacates? A mi modo de ver, posiblemente una. En el primer caso lo podríamos atribuir a la ignorancia, mientras que en los otros se pone en evidencia tanto la ignorancia como el fanatismo y el temor hacia la inteligencia y el debate de las ideas.

    El 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, el grito de “Mueran los intelectuales, ¡viva la muerte!” (o “muera la inteligencia”, según otras versiones), del esperpéntico general franquista José Millán-Astray, fue respondido por Miguel de Unamuno: “Venceréis pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta, pero no convenceréis porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta en esta lucha, razón y derecho”.

    Tenía razón Unamuno, es posible que pudieran volver a vencer, pero jamás, jamás, podrán convencer, ya que no tienen la razón y en cuanto al derecho, lo pisotearon a su antojo.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA