jueves, 23 noviembre 2017
23:19
h. Última Actualización

¿Misión imposible?

20 abr 2017 / 00:00

    Al parecer no habrá marcha atrás y Lenín Moreno y Jorge Glas son presidente y vicepresidente electos. Este último con grandes sospechas de irresponsabilidad política en el manejo petrolero, mientras que el primero contará, por “lo menos”, con Fiscalía, cortes, Consejo de Participación Ciudadana, Consejo y Tribunal Electoral, Contraloría, todos estos organismos representados por allegados al correísmo y una secuela de pronunciamientos, en importantes casos, de idéntica opinión que la de Rafael Correa. ¿Seguirán las coincidencias con el Ejecutivo cuando Correa ya no esté en Carondelet?

    También tiene a su cargo una lista de ofertas que cumplir. Aunque para empezar este tema, vale recordar que hace poco anunció que el bono no será fijado en ciento cincuenta dólares sino que habrá criterios que variarán la suma. No sabemos si podrá cumplir con las cuarenta universidades técnicas y los doscientos cincuenta mil empleos al año. Sus promesas también comprenden Misión Ternura y Casa para todos. Su plan de trabajo se lo hicieron. Alianza PAIS, dicen. ¿Habrá colaborado el presidente entrante?

    La esposa de Lenín Moreno será la primera dama, lugar que no ha sido ocupado por nadie en los últimos diez años y que genera mucha expectativa en la ciudadanía. ¿Tendremos a una mujer políticamente activa apoyando al proyecto de su esposo? ¿O el espacio de la mujer en el poder seguirá siendo protagonizado por las asambleístas sumisas a pesar de que el Ejecutivo no sea Correa?

    ¿Qué pasará cuando aparezca la famosa lista de Odebrecht? ¿Cómo se zafarán de los eventuales funcionarios comprometidos en ese escándalo?

    Muchas preguntas que nos irán contestando de a poco, desde un gobierno que empieza golpeado en su legitimidad, y bajo la sombra del saliente, del que aún no sabemos en qué plataforma política regional o internacional se subirá para mantener viva su imagen y poder volver. ¿Misiones y promesas? Muchas. Pero una muy importante. Vital, diría yo. ¿El presidente entrante podrá liderar la unión de un pueblo que dividió el odio que salpicó su líder durante diez años?

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA