lunes, 18 junio 2018
01:03
h. Última Actualización

Más armas, menos alimentos

11 mar 2018 / 00:00

    El nuevo Zar de Rusia, Vladimir Putin, acaba de anunciar al mundo que tiene un arsenal invencible conformado por una nueva generación de misiles que no pueden ser contrarrestados por el escudo defensivo occidental. Estas declaraciones las hizo luego de mostrar su fuerza militar, en el discurso anual en las dos cámaras de la Asamblea Federal de su país. Con esto quiso evidenciar que Rusia sigue teniendo el mayor arsenal mundial del mundo. Lo que no nos queda claro es ese afán de llegar al perfeccionismo en cuestión armas. También debe declarar que tiene la mejor defensa para no ser víctima de una guerra nuclear. Es decir que también ha preparado una nueva Arca de Noé para salvarse y poder sobrevivir después de una guerra mundial, si es que la humanidad subsiste aún.

    Reveló la cantidad de armamento que Rusia posee, como por ejemplo: un sistema de defensa antimisiles, un dron submarino de propulsión nuclear e incluso un arma láser sobre el cual no quiso dar mayores detalles. “Las fuerzas armadas incorporaron más de 300 nuevos modelos de armas, el equipamiento militar se multiplicó por 3,7 desde 2012”, dijo.

    Debemos considerar que Rusia tiene elecciones muy pronto, y que Putin, de 65 años, no tiene problemas en seguir gobernando, por lo pronto, hasta 2024, con una aceptación del 70 % de la intención del voto. Con la mirada puesta en el electorado, Putin se comprometió a aumentar en 10 años la esperanza de vida y anunció su intención de aumentar el PBI en un 50 % en 2025 para reducir a la mitad la tasa de pobreza en el país.

    No nos olvidemos que Putin expresó que sus empresas se dedicarían a la producción de armas, por considerarlo el mejor de los negocios. De acuerdo a nuestro criterio, una de las razones para apoyar la masacre de Siria contra los ciudadanos opuestos a Bachar al Asad, es la de probar su nuevo armamento y exhibir su capacidad de muerte y destrucción a los países vecinos y a los africanos.

    La otra cara de la medalla. Mientras los poderosos gobernantes piensan en armas y en cómo destruirse, de los siete mil millones de habitantes del planeta, se calcula que uno de ocho personas llega con hambre cada noche. En una gran cantidad de países, cada tres niños están bajos de peso.

    Los organismos especializados consideran que hay muchas razones para que exista el hambre; sin embargo, creen que seis de ellas son las más importantes: La trampa de la pobreza; falta de inversión agrícola; clima y tiempo; guerras y desplazamientos, mercados inestables y desperdicio de alimentos.

    Quienes viven en situación de pobreza, generalmente, no puede costearse comida nutritiva para ellos, ni sus familias. En países en vías de desarrollo, normalmente los agricultores no pueden costear las semillas ni abonos. Otros no cuentan con tierra, agua o educación. En síntesis, los pobres sufren de hambre y, al mismo tiempo, el hambre los mantiene en la pobreza.

    Investigaciones realizadas por la FAO demuestran que la inversión en agricultura es cinco veces más efectiva en la lucha contra el hambre y la pobreza que la inversión en cualquier otro sector, especialmente ahora que los desastres naturales como inundaciones, tormentas tropicales y largos periodos de sequía están aumentando.

    Alrededor del mundo, los conflictos armados interrumpen de manera constante la cosecha y la producción de alimentos. Este tipo de conflictos también fuerza a millones de personas a huir de sus hogares, dando como resultado severas crisis en la seguridad alimentaria de los desplazados.

    En años recientes, el precio de los alimentos ha sufrido una gran inestabilidad, lo cual dificulta el acceso consistente a productos nutritivos para la gente de bajos recursos, trayendo consecuencias permanentes a niños pequeños por la desnutrición.

    Desperdicio. Un tercio de todos los alimentos producidos (1,3 mil millones de toneladas) nunca es consumido. Este desperdicio representa una oportunidad perdida en la lucha por mejorar la seguridad alimentaria global y un despilfarro de los preciados recursos naturales utilizados en esa producción.

    Hoy hemos hablado de Rusia, pero hay varios Estados tecnológicamente avanzados que sin llegar a la perfección del armamento que dice tener Putin, también se han dedicado al negocio de las armas. Aspiramos a que, continuamente, los países que no tienen nada que temer, por intermedio de sus técnicos y estudiosos, nos avisen que se han inventado sistemas para aumentar la producción agrícola o han encontrado la fórmula para el mejor reparto de los alimentos que se desperdician.

    Este contenido es una producción de Gráficos Nacionales SA Granasa, publicada originalmente en el sitio web www.expreso.ec y protegida por derechos de autor. Su reproducción total o parcial queda prohibida.

    TE RECOMENDAMOS
    A LA CARTA